Hemos publicado un artículo nuevo sobre este tema, más extenso y profundo.

Puedes leerlo aquíIdolatría Moderna: Pornografía


Extraído y Traducido Originalmente de Carl Lee Jones Jr.
Escrito por: Carl Lee Jones Jr.
Articulo original10 Thoughts on Freedom from Porn
Adaptación por: Juan Berrios

Uno de mis temas favoritos para hablar es la pornografía. Me enorgullezco en el hecho de que es probable que jamás hayas leído una frase así en tu vida. Es algo que necesita ser hablado más a menudo en nuestra sociedad.

Hablar de la pornografía, incluso de la libertad de ella, hace que la gente, incluso los Cristianos, se sientan incómodos. Podemos quedarnos con el tema «muy en secreto» pero la verdad es que no nos gusta hablar sobre el problema en sí. Algunos no quieren hablar sobre el «Por Qué» en lo que respecta a la adicción o la libertad.

Cuando era pequeño, un amigo me presentó la pornografía. Fue algo intrigante, yo sabía que no estaba bien. Lo que no sabía era que aunque yo elegiría seguir otro camino lejos de aquello me iba a hacer adicto a esas tonterías por más de 15 años. Gaste mi dinero en esa adicción. Perdí relaciones de todo tipo debido a mi adicción. Mi relación con Dios se adormeció a causa de mi adicción. Llegué a un punto en la vida donde había pasado literalmente más tiempo de mi vida adicto a la pornografía que otras cosas.

En noviembre de 2013 celebré 6 años de libertad frente a la pornografía. En el camino, Dios me ha dado el deseo de compartir mi viaje a la libertad, ¡y en la forma que está disponible para todos! Aquí hay 10 cosas que he aprendido en el camino.

1. El ciego no puede guiar a otro ciego

Estuve en un dormitorio de la universidad durante años. Cuando conocí la pornografía, un montón de chicos en el dormitorio tenían problemas con eso. Rendir cuentas a Dios era considerado una broma, no porque no teníamos la intención, era una broma, si no porque pocos sabían cómo ser libres de aquello. El ciego no puede guiar a otro ciego. Es como un grupo de personas con los ojos vendados en una celda con una puerta abierta dando vueltas con la esperanza de caer a través de la abertura. (Imagen mental graciosa… asi es, hago mal uso del tiempo).

2. Encuentra ejemplos de Libertad

Si estas comenzando un negocio, ¿Quieres pedir consejo a alguien que tiene poca o ninguna experiencia de sobre cómo empezar? ¡Por supuesto que no! ¡Deja de rendirle cuentas a tus amigos que son igual de adictos que tu! Si realmente quieres ser libre, encuentra a alguien que no es adicto y preguntale que hizo para liberarse de aquello. Si deseas una perspectiva diferente, encuentra a alguien que nunca haya sido adicto y averigua por qué nunca lo fueron. No puedes hacer esto por ti mismo.

3. Fantasía v/s Realidad

Me di cuenta que tenía un montón de guerras entre la fantasía y la realidad. Lo más loco es que cuando terminaba con la fantasía, la realidad estaba siempre ahí sentada esperando a que llegara a casa. Si seguimos en la pornografía con el fin de hacerle frente al estrés, o porque no estás satisfecho con la vida de alguna manera, no encontrarás nunca la solución al problema, solo lo estás agravando.

4. No te engañes

No te engañes solo, si ves pornografía, ¡Tienes un problema con la pornografía!. Estoy constantemente sorprendido por el número de personas con las que hablo que piensan que si ves porno no con tanta frecuencia significa que no tienes un problema con ella. Quizás te estés justificando, pero de que tienes un problema, lo tienes. Tienes que parar antes de que sea un problema mayorUn poco es la base para mucho.

«En realidad yo fumo de ves en cuando solamente, en realidad no tengo un problema con el cigarro» 
Eso suena tan ridículo…

5. Asume tu verdadera Responsabilidad

Si tienes una adicción sexual severa, es necesario que vayas a donde te puedan ayudar. Si no tienes una adicción sexual grave, pero el porno forma parte de algunas horas de tu vida, necesitas encontrar a las personas que puedan llenar algunas de esas horas. Si no eres adicto a la pornografía, deberías estar allí para quienes si lo son y ayudarlas.

6. El matrimonio no te va a «curar»

Simplemente no lo hará. El problema de la mayoría de la gente no es la falta de sexo. Si acaso yo era adicto a la pornografía cuando ya estaba casado, fue una de las preguntas más difíciles que me ha hecho mi esposa. El matrimonio puede enmascarar el problema por un tiempo, pero no he conocido a una persona hasta ahora que siendo adicto a la pornografía antes del matrimonio, dejó de serlo después del «si, acepto».

7. NUNCA Bajar la guardia

Estaba sentado con un amigo que me dijo que había visto pornografía después de 30 días de no haberlo hecho. Cuando le pregunté por qué lo hizo, él dijo que él comenzó a celebrar la victoria y bajar la guardia. Hoy tengo más «obstáculos» que nunca. Puedo decir que tengo cero deseo de mirar porno, pero yo no voy a probar a la suerte y relajarme. Puedes llamar a esto «falta de libertad«. Yo le llamo «Un cambio de estilo de vida«. Disfrutar recuperar peso después de la dieta.

8. Nada bueno sucede a altas horas de la noche.

Las manos ociosas son juguetes del diablo. Quedarse hasta tarde cuando no hay ninguna razón para no hacerlo puede dar lugar a todo tipo de tonterías. Yo te lo digo, sólo tienes que ir a acostarte.

9. Gritar desde las cimas de las montañas

Si te has librado de la pornografía, escúchame: ¡Tienes que decirle a todo el mundo! Grítalo a los cuatro vientos! Existe mucha gente que cree que de esto no hay salida y necesita escuchar a quienes lograron experimentar la paz y la tranquilidad de una vida lejos de tales cosas.

10. ¡Ya lo tienes!

En mis reflexiones sobre esto, he pensado muchas veces en la obra de Jesús en la tierra. Él vivió, murió y resucitó de entre los muertos. Yo estoy libre de la ley del pecado y de la muerte a causa de eso. Soy libre. Descubrí que luché y di una patada y arañé y pataleé y rogué por todo lo que ya poseía desde el principio: la Libertad. Tienes todas las herramientas que se necesitan para superar esto, cuando tienes a Jesús. Sólo tienes que caminar hacia esa libertad.

Sé que siempre estoy aprendiendo más acerca de mí, y yo soy de ninguna manera una «autoridad«.Esto es todo lo que sé, hubo algo una vez que me controlaba, y ahora no lo hace. Una vez estuve ciego y ahora veo … lo puedes ver así si quieres.

Di «NO» y punto

En los momentos de tentación solo hay una salida «JESUS«. Decir «NO» lo puedes hacer, solo necesitas tener una comunión más estrecha con Dios en oración, lectura de su palabra y comunión con otros Cristianos. Asegúrate de mantenerte alejado de todo lo que provoque que vuelvas al vicio del porno por un tiempo. Ah! otra cosa, recuerda siempre 1 Corintios 10:13