Dios no es un Matón. Dios es Amor

Juan Berrios 21 de marzo de 2015 0 Comentarios

Hola! Hace mucho que no publicaba nada. No tengo excusas para esto, solo espero que Dios prospere este blog y nos de el privilegio de seguir escribiendo mucho más. Bueno, aquí vamos…

Si te fijas en el nombre del artículo quizá te llame la atención y pienses “porque tendría que pensar esto“. Pero en realidad quiero ser bien general y poner en vitrina lo que toda la mayor parte de la sociedad piensa sobre Dios: Que es prácticamente un “matón

El Problema

Desde hace cientos (sino miles) de años que se han juntado dos factores influyentes en la gente para que esto sucediera. El primero es como “la iglesia” se ha encargado de mostrarlo al mundo. Si bien sabemos que el punto de tope que tenemos que “hacer ver” a la gente es su pecado, más bien “como es el pecado“. En este hacer entender a la gente que “necesita un salvador“, solemos disparar hacia todos lo lados en una actitud que si no se asemeja al odio o la lastima no sé que pueda ser.

Esta bien, quizá no compartes lo mismo que yo, y está bien, pero voy a un punto. Antes déjame mostrarte el otro factor.

El segundo sería entonces “el mismo pecado del hombre“. Y es por eso que esta terquedad y rebeldía impide también que “El Dios Salvador” pueda ser aceptado. La gente “no quiere cambiar” y en eso no hay para que darnos tantas vueltas.

Vínculo Perfecto

Sobre todo, vístanse de amor, lo cual nos une a todos en perfecta armonía. (Colosenses 3:14, NTV)

Es por estas dos motivos que “El Dios de amor” suele ser la forma más conveniente de mostrar el evangelio al mundo (y no digo que comencemos a omitir parte de nuestra doctrina u otras cosas), solo digo que nos hemos olvidado de mostrar el amor de Dios al mundo. Si el nos ama ¿Porqué nosotros no mostrar su amor en nuestras vidas?

Me resulta doloroso ver como la gente critica y ofende a Dios con rabia, negando su existencia o simplemente ignorándolo, por el solo hecho de tener una visión equivocada de Él.

Si nuestro deber es anunciar a Cristo, debemos preocuparnos de que no sea de mala manera, o sea que no sea como un Dios Matón, sino que como un Dios de Amor, que disciplina, que exige un cambio, pero que antes que todo “nos ama“.

»Pues Dios amó tanto al mundo que dio a su único Hijo, para que todo el que crea en él no se pierda, sino que tenga vida eterna. Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para salvarlo por medio de él. (Juan 3:16-17, NTV)


ULTIMOS
ARTÍCULOS

Iglesia