Idolatría Moderna: Pornografía

Juan Berrios 3 de marzo de 2017 3 Comentarios

Hace tiempo publicamos un artículo sobre como superar el vicio de la pornografía, sin embargo y a pesar de ser práctico, sigue siendo muy superficial, es por eso que decidí abarcar el tema de una manera más profunda. Espero que este artículo sea de bendición para tu vida, aquí vamos…

La pornografía está destruyendo mentes y corazones

Por tanto, considerad los miembros de vuestro cuerpo terrenal como muertos a la fornicación, la impureza, las pasiones, los malos deseos y la avaricia, que es idolatría. (Coloreases 3:5, LBLA)

Este será nuestro versículo clave. Podemos extraer muchas cosas de aquí pero nos enfocaremos hoy en la pornografía. ¿La biblia toca este tema?. Veamos…

Hay algo en que prácticamente todos los Cristianos estamos de acuerdo “La Pornografía es mala ante los ojos de Dios“. Pero no todos han entendido el porqué. Si bien, quienes la protagonizan están fornicando y fornicar es un pecado. Te debes preguntar ¿En qué me afecta a mi que estoy siendo un espectador?.

Primero debes entender que nadie es “solamente espectador ante la pornografía. Este acto de inmoralidad sexual y deformación de la sexualidad (de como Dios la ha diseñado), siempre produce cosas en nosotros. Es obvio, es algo raro ver a personas desconocidas haciendo algo que es mas bien privado, algo que no se haría en público, algo que no fue diseñado para vivirse de esa forma. De hecho lo sabes, sabes de alguna forma que eso está mal.

Deformación de la verdadera Sexualidad

Otra cosa terrible de la pornografía es que ofrece una falsa sensación de placer. Comenzamos a anhelar y codiciar a la persona que vemos o por lo menos empezamos a anhelar una fantasía similar a la que esta protagoniza. También comenzamos a creer que “esa es la forma correcta de vivir la sexualidad“.

Entonces ¿Estamos ante un acto de pecado solamente o estamos pecando igual que quienes la protagonizan? Veamos que nos dice Jesús mismo en su palabra.

Pero yo os digo que todo el que mire a una mujer para codiciarla ya cometió adulterio con ella en su corazón. (Mateo 5:28, LBLA)

Es decir, que al ver pornografía estamos pecando con nuestra mente y corazón.

Respecto a esto Jesús nos llama a considerar a nuestros cuerpos “muertos para estas cosas“, es decir “inservibles” (versículo clave).

Limpia tu Mente

Lo primero y “la raíz” de todo esto, son los pensamientos sucios que se maquinan en nuestra mente. Acostumbramos a nuestra mente a ver el sexo y el cuerpo como algo sucio. Y ¿sabes que?, no lo son. Dios nos dio el sexo para disfrutarlo, pero de una manera santa (eso es tema para otro post).

Volviendo al tema, vemos al sexo y el cuerpo como cosas sucias, ya que aprendemos la forma incorrecta y deformada de vivirlas. Terminamos rindiendo culto a nuestros deseos mas bajos y dando rienda suelta a nuestros pensamientos más obsenos.

Si bien es difícil dejar estas cosas ya que hablamos de ‘pecado’, eso que nos gusta pero que contradice a las cosas del espíritu.

Si habéis, pues, resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra (Colosenses 3:1-2, LBLA)

Pero nuestros pensamientos pueden ser limpiados. Se trata de un camino largo en el que nos enfocamos en las cosas “de arriba“, las cosas de Dios. Para esto debemos aprender de qué forma ve Dios al hombre y la mujer, al sexo, a la familia y hasta los pensamientos.

¿Qué estás buscando? / Dios tiene algo mejor para ti

Pero debemos buscar las cosas de Dios, si nos quedamos de brazos cruzados descansando en los laureles no avanzaremos y seguiremos en la misma senda. Si eres hijo de Dios te debe preocupar lo que buscas, ¿la voluntad de Dios o la tuya? ¿Tus deseos son mas grandes que lo que Dios tiene para ti?

Como lo decía más arriba, la pornografía daña nuestras mentes y nos aleja del plan perfecto de Dios: que vivas la sexualidad plenamente como El la diseñó.

Debes saber que Dios tiene algo mejor que el placer falso que produce la pornografía, algo verdadero que no solo te entregará satisfacción corporal, sino que también satisfacción espiritual.

“Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.” (‭‭2 Timoteo‬ ‭1:7‬ ‭LBLA‬)


ULTIMOS
ARTÍCULOS

Iglesia

Comentarios

Todas las opiniones son válidas. Escribe con amabilidad