Selfie: Una foto a lo que en verdad Quieres.

Juan Berrios 25 de julio de 2014 0 Comentarios

Selfies: Desde que el mundo fue mundo

Hace poco se hizo “mediático” pero existían desde que el primer dinosaurio en un día de aburrimiento tomó su galaxy S4 y comenzó a tomarse fotos. “Las Selfies” no son más que fotos a ti mismo haciendo muecas a la cámara o mostrando lo que estás haciendo. Suelen ser acompañadas de amigos y amigas a las que también les interesa aparecer en tu foto. Foto que luego subirás a alguna red social y que recibirá muchos likes y comentarios como “Oh! que se ven bien, saludos a todos“.

No hay nada que llene más nuestro ego cibernauta que alguien le ponga un “like” a una foto nuestra. Todos quienes estamos inmersos en alguna red social o tenemos cuenta en facebook, twitter, instagram o loquesea…gram, hemos experimentado esa sensación. Y no es que esté en contra de las redes sociales, al contrario, creo que son muy útiles y entretenidas. El problema del que te hablo radica cuando nuestro “perfil” se convierte en un verdadero templo a nosotros mismos. Y ¿Qué hay de malo?… mucho, muchísimo.

Ya sea que busquemos aceptación o matar el aburrimiento, debemos tener cuidado y examinar lo que estamos haciendo. La realidad de muchas personas es que se preocupan mucho más en como luce su perfil de facebook, en vez de preocuparse por ellas mismos y mucho menos por su comunión con Dios.

Engañandote a ti Mismo

Generalmente la gente que ingresa a tu perfil o que ven tus publicaciones, saben que no eres una super-estrella y conocen los típicos filtros “vintage” que le agregas a tus fotos, pero lo que no saben es sobre como realmente eres fuera del computador.

Entonces pretender tener una lista de seguidores o “amigos” que “realmente no te conocen en verdad” puede resultar perjudicial para ti mismo por algunas razones:

  • Se crea una falsa realidad con gente que supuestamente te quiere, te apoya y le gusta lo que haces.
  • Se crea una falsa exigencia de mostrarte atractivo/a para la gente.
  • Se crean falsas expectativas de lo que “deberías ser“, entre otras

Generalmente estamos buscando satisfacer nuestro apetito de aceptación por el mundo que nuestro apetito de aceptación por Dios (cuando se supone que para eso fuimos creados). Pero nadie te dará aceptacion verdadera por como te muestras en la red, eso es solo una reacción en cadena que las mismas redes se encargan de promover:

  • Si ves algo “bonito“, la única opción que te ofrece “facebook” (por ejemplo), es darle un like y comentar.
  • Como prácticamente la mayoría de tus amigos (no te ofendas si no es el caso) no te conocen, no se atreverán a comentar que lo que estás haciendo está mal. Es más, quizá hasta te apoyen.

En busca de lo que los demás Tienen

La sociedad se ha encargado de alguna u otra forma de meternos en un ciclo de sensaciones pecaminosas, haciéndonos querer imitar todo lo que vemos, solamente para poder aparentar. Y es en este intercambio de realidades falsas cuando comenzamos a perder nuestra propia identidad en busca de estereotipos sociales.

Pero para escapar de este circulo de intercambio de falsedades, debemos sujetarnos a lo que Dios quiere hacer en nosotros. Para esto debemos recordar que el propósito de Dios (los sueños que ha puesto Dios en ti), y las metas: no se pueden comparar a las de otros, menos a las que la sociedad te pone en vitrina.

Por eso es que ver en facebook, twitter o cualquier red social, ejemplos para nuestra vida o querer hacer lo que otros publican es contradictorio a lo que Dios nos ha llamado a hacer. Nadie puede darte mejor futuro que “El Dios que es dueño del futuro” y de tu vida. Así que como hijos de Dios es necesario estar en este mundo, pero no ser parte (no anhelar) este mundo.


ULTIMOS
ARTÍCULOS

Iglesia