10 Semajanzas de los Fariseos con Nosotros

Juan Berrios 27 de diciembre de 2014 0 Comentarios

Y  cuando digo “con nosotros” obviamente me incluyo. Es necesario que veamos las cosas como Jesús las ve. Sin duda que esta lista puede ser muy dura para muchos, pero no deja de ser verdad. Espero que “sinceramente” y con el corazón en la mano, podamos decir lo contrario en muchas de ellas.

Entiendo también que muchas de estas las hemos superado gracias a que Dios nos ha mostrado mediante su palabra la forma correcta de amar y de vivir el evangelio.

1. No aceptamos así como así a un nuevo miembro en nuestra iglesia, lo examinamos de pies a cabeza para que cumpla con nuestras expectativas.

En muchos lugares existe gente que cree que quienes asisten a su iglesia deben ser como ellos. Y nos olvidamos que no todos tenemos el mismo nivel de madurez espiritual, que Dios trabaja de formas distintas cada corazón, que todos somos diferentes y por sobre todo que nuestras diferencias enriquecen a la congregación. Y luego viene todo lo demás… discursos moralistas que se alejan de lo que Dios nos enseña.

2. Vemos al mundo como “Peores que Nosotros”

¿Has escuchado “todos somos pecadores”? Bueno, lo interesante de esta frase es que es cierta y que siendo hijos adoptados por Dios, eso no cambia nuestra condición. El mandamiento de amar a nuestro prójimo es universal. No podemos separar al mundo en sectores y elegir quien se “merece” nuestra aceptación y quien no. Debemos recordar que sin Cristo iríamos en la misma dirección que ellos. Esto no nos hace más importantes que ellos, nos da el puntapié a abrir nuestro brazos hacia ellos como Cristo lo hizo con nosotros.

3. Separamos lo “Cristiano” de lo “Secular”

Sin duda hay cosas que obviamente muestran rebeldía contra Dios, pero debemos recordar que hasta en la misma iglesia puede haber gente que no ha entregado su corazón a Dios ¿Es esto diferente a estar en rebeldía contra Dios? No existe un punto intermedio. Pero el que “no seamos del mundo” es muy distinto a “encerrarnos en nuestro mundo“.

Jesús antes de morir por nosotros anduvo con pecadores, compartió con ellos, rio y lloró con ellos. Sin embargo nosotros discutimos con que ir a un bar es de pecadores… por favor…

4. Nos alejamos de “Los Pecadores” en vez de invitarlos a nuestra Vida

Relacionada con la anterior. Estamos haciendo nuestro mundo en una burbuja Cristiana en donde no nos podamos contaminar con el aire que respiran los demás. Eso está mal. ¿Cómo esperamos que el mundo conozca a Jesús si nos alejamos de el?.

5. Marginamos a quienes más necesitan de Dios

Drogadictos, alcoholicos, prostitutas, asesinos, pervertidos, celópatas, estafadores, ladrones, mentirosos, corruptos, etc, etc, etc. ¿No éramos similares antes de conocer a Dios?. Quitemos esa lista de pecados mayores y menores que la sociedad impone.

6. Castigamos a quienes hacen el mal en vez de ofrecerles ayuda

Una de las cosas más difíciles de entender cuando se ama es que el que hace el mal necesita de Dios tanto como nosotros mismos cuando hacemos el mal.

7. Somos exageradamente “Ritualistas y tradicionalistas”

No podemos alejarnos de “como hacemos las cosas“. Este es el problema del porque ya los jóvenes no se interesan en ir a la iglesia. Estamos haciendo las cosas como siempre las hacemos “porque si” o por una razón de poco peso.

8. Nos adjudicamos la tarea de cambiar vidas cuando eso le corresponde a Jesús.

En vez de hacernos amigos de quienes conocemos, queremos solucionar sus vidas con nuestros recursos antes de dejar que Dios haga su obra en ellos.

9. Simulamos tener una amistad con alguien para que venga a la iglesia

Eso es manipulación y resulta totalmente contraproducente.

10. Nos dedicamos a Odiar y repudiar al mundo en vez de Amarlo como Jesús lo hace.


Sin duda es una lista bastante fuerte, pero cierta al fin y al cabo, si te haz dado cuenta de que alguna de estas cosas las estás haciendo, he cumplido mi misión. Mi oración es que seamos una iglesia sincera y que seamos también la imagen del Dios vivo.

Sean Bendición!


ULTIMOS
ARTÍCULOS

Iglesia