¿Por qué los Cristianos no pedimos por los santos?

Juan Berrios 6 de marzo de 2017 10 Comentarios

«¿Por que no pedir por lo santos?». Si bien, esta pregunta puede prestarse para confusión, quiero enfocar un poco este asunto.

La iglesia católica dice que «no ora (o reza) a los santos» si no que «piden que oren por ellos«, pero si vemos la realidad de las cosas, la mayoría de las personas que profesan el catolicismo hacen lo primero. Vamos a fundamentar porqué ninguna de estas dos acciones es bíblica, aun más, porqué resulta ilógica para un verdadero Cristiano.

Nuestros méritos son basura

Porque por gracia habéis sido salvados por medio de la fe, y esto no de vosotros, sino que es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe. Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para hacer buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviéramos en ellas. (Efesios 2:8-10, LBLA)

¿Por qué partí hablando sobre las obras? Pues porque esta es la razón para que la iglesia católica declare a una persona «santo»; por las obras de su vida terrenal (también haber realizado un milagro, pero lo veremos más adelante).

Como la misma palabra de Dios dice: «no somos salvos por nuestras acciones (0bras), ya que sino, nos vanagloriaríamos en ellas«. Es decir que nadie puede vanagloriarse de las propias cosas buenas que hace. Nuestro Dios soberano prepara todas las buenas obras de antemano para que las hagamos, es decir, el Espíritu Santo nos mueve a hacer «verdaderas buenas obras«. Que ciertamente se agradecen y hacen bien al mundo, pero que no deben llevarse nuestro mérito.

Nadie puede interceder por mi

Un pecador no puede interceder (mediar) por otro pecador. Ningún humano por más bueno que sea o haya sido podrá llegar a tener poder para interceder por otro.

Porque hay un solo Dios, y también un solo mediador entre Dios y los hombres, Cristo Jesús hombre, quien se dio a sí mismo en rescate por todos, testimonio dado a su debido tiempo. (1 Timoteo 2:5-6, LBLA)

No tenemos la capacidad como hombres de adquirir alguna posición de santidad por sobre otra persona, ante Dios «todos somos pecadores«, de hecho quienes creemos en El, lo seguimos siendo, ya que si no fuera por su gracia y amor no tendríamos ni una mísera esperanza de acercarnos a Dios y menos de perdón.

Decir que una persona «hecha santa» pueda interceder por nosotros le quita el rol a Jesus. No tiene sentido que alguien pecador como cualquier otro pueda interceder por nosotros desde el cielo.

El sacrificio de Jesús (su vida y su muerte con su resurrección) nos reconcilió con Dios Padre, dándole el único nombre por sobre todo nombre que tiene autoridad para interceder por nuestros pecados.

Pero no quiero que me mal interpretes. Podemos orar por otros, es más es nuestro deber orar por el prójimo que Dios nos llamó a amar como a nosotros mismos. Pero en ninguna parte de la biblia Dios nos pide que oremos a los que están en el cielo.

Entonces ¿Por qué la biblia habla de «los santos»?

La palabra santo significa algo así como «apartado para Dios«. Cuando la biblia habla de santos en plural, se refiere al pueblo de Dios. Declarado santo porque «está separado para El«, para hacer su voluntad, en fin, para vivir para El.

Entonces, todos los Cristianos podemos ser llamados «Santos«. Pero no por nuestro méritos, sino porque estamos revestidos de la santidad de Cristo.

y os vistáis del nuevo hombre, el cual, en la semejanza de Dios, ha sido creado en la justicia y santidad de la verdad. (Efesios 4:24, LBLA)

¿Cómo es esto? Porque Jesús al morir y resucitar nos reconcilió con el Padre, para que ahora El no vea nuestro pecado cuando mire a nuestro corazón, si no que vea la vida perfecta de Jesús.

Lée tambienSantidad y Gracia: Ser Perfectos

¿Y los milagros?

Entonces ¿Qué hay de todos los milagros que se le atribuyen a los santos?

Primero que todo, los verdaderos milagros solo Dios los hace. No el papa, no la virgen, no un santo, no nadie, solo Dios. También hay muchas cosas que ocurren a nuestro favor solo porque Dios tiene misericordia de nosotros.

También, hay algo en lo que debes tener mucho cuidado «Satanas también imita los milagros de Dios«. Pero quién se lleva la gloria no es Dios, es por eso que creo que muchos (si no todos) los santos son demonios (pero ese es otro asunto).

Así que debemos tener mucho cuidado con los «supuestos milagros«.

No sea hallado en ti nadie que haga pasar a su hijo o a su hija por el fuego, ni quien practique adivinación, ni hechicería, o sea agorero, o hechicero, o encantador, o médium, o espiritista, ni quien consulte a los muertos. Porque cualquiera que hace estas cosas es abominable al Señor; y por causa de estas abominaciones el Señor tu Dios expulsará a esas naciones de delante de ti. (Deuteronomio 18:10-12, LBLA)

Y bueno, este tema puede dar para mucho rato más. Si te quedó alguna duda, déjala en los comentarios. Espero que este post haya sido de bendición para tu vida.


ULTIMOS
ARTÍCULOS

Iglesia

Comentarios

Todas las opiniones son válidas. Escribe con amabilidad

  1. Entonces,

    Nadie puede interceder por mi
    Un pecador no puede interceder (mediar) por otro pecador. Ningún humano por más bueno que sea o haya sido podrá llegar a tener poder para interceder por otro.

    Si te pido que «Ores» por mí o por algún familiar que se encuentra en dificultades, o si tu pastor ora por la congregación o por las personas necesitadas no vale?

    Tengo que orar yo por mi, unicamente? No pueden hacerme un favor de hacer una oración por mí o por otros? No pueden interceder por mi?

    1. Parece una afirmación polémica, cuando el autor dice que nadie puede interceder por mí, pero el mismo más adelante aclara que Dios mismo nos pide que oremos los unos por los otros, lo que Biblicamente, es decir lo que Dios dijo al respecto es que nadie desde el otro mundo puede interceder por mí, básicamente por dos cosas: 1. Las personas que van al cielo no tienen el poder de estar en todas partes, pues la omnipresencia es un atributo exclusivo de Dios, por tla razón no existe ninguna posibilidad que un muerto nos pueda escuchar desde cualquier lugar del mundo. 2. Está prohibido por Dios, y en Su Palabra El insiste que es abominable que alguien consulte a los muertos o intente comunicarse con ellos, por tal razón nuestro Pades nos dejó un Consolador que puede fortalecernos en nuestros momentos de dificultad e intercede ante el Padre por nosotros, pues tal como dice la Biblia – Su Palabra; nosotros no sabemos pedir convenientemente, y además nos dejó el Nombre de Jesús, como único nombre bajo el cielo al cual podemos acudir, que es el nombre de Jesús, nombre que es sobre todo nombre y cuyo poder de abogar e interceder por nosotros es ilimitado pues El, siendo Dios sí tiene el poder de ser Omnipresente (estar en todas partes) por tal razón no necesitamos a nadie más para acercarnos al Padre… Súmele que además El mismo dijo que no hay ninguna posibilidad de acercarnos a Dios sino a través de Jesús.

  2. Santiago 2:17
    Así también la fe, si no tiene obras, es muerta en sí misma.

    Santiago 2:26
    Porque como el cuerpo sin espíritu está muerto, así también la fe sin obras está muerta.

    Tito 3:14
    Y aprendan también los nuestros a ocuparse en buenas obras para los casos de necesidad, para que no sean sin fruto.

    Apocalipsis 20:12 Reina-Valera 1960 (RVR1960)
    12 Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras.

    1 Corintios 1:17
    Pues no me envió Cristo a bautizar, sino a predicar el evangelio; no con sabiduría de palabras, para que no se haga vana la cruz de Cristo.

    1. Las obras que valen ante Dios son las que son producto de la fe en Cristo, pues cuando creemos en El, tal como lo afirma su Palabra, nos hacemos aptos para hacer las obras que Dios preparó de antemano para que anduviesemos en ellas, por tal razón mis obras solo son un reflejo de mi fe en Cristo, pues su Palabra dice que el Espíritu Santo es el que en nosotros produce tanto el querer como el hacer por su buena voluntad. Por tal razón mis obras no pueden ser motivo para gloriarme o para que alguien me declare santo desde la tierra, ni siquiera el Papa, pues Dios no comparte su gloria con nadie, por otra parte cuando Santiago afirma que mi fe sin obras es muerta, lo que hace es afirmar que una persona que no tiene obras buenas no puede hablar de fe, porque la fe en Cristo es la que las produce. Por otra parte, el juicio del que habla el pasaje de Apocalipsis en el que se evaluarán las obras, es el juicio para condenación pues quien no see haya hallado escrito en el libro de la vida, por muchas obras que muestre, será condenado. Y los que tenemos escrito el nombre en el libro de la vida somos quienes en vida hayamos consagrado nuestra vida a Cristo y nos hayamos hecho verdaderamente sus discípulos, pues solo así podemos ser guiados por el Espíritu Santo para hacer buenas obras… Por eso te invito a que busques a Cristo y solo a El, pues si no desarrollas una verdadera relación de comunión espiritual con Dios a través de Jesús, no habrá santo que haga que tu nombre esté escrito en el libro de la vida, porque no hay otro nombre bajo el cielo dado a los hombres en que podamos ser salvos… Esto no se trata de defender una religión, sino de tener una relación verdadera y personal con Jesús, quien declaró tajantemente que nadie puede venir al Padre sino por el mismo Cristo, quien murió en la cruz por tus pecados y resucitó, para estar disponible para nosotros. Aparte de El nadie ha resucitado en gloria, por tal razón nadie más que El está disponible para ti, por mucho que lo invoques

  3. Paz sea a tu casa, Maria fue explicita al decir en Juan 2:5 Haced todo lo que os dijere. si en verdad era para lo del vino, también es para todo lo demás

        1. Esa es la única posición correcta en que podemos ver a María, la madre de Jesús. El mismo Jesús después de que nació, siempre tuvo claro que ahí había terminado el papel de ella en el plan de salvación. Cuando a los doce años, ella intentó ejercer como su madre, al haberse quedado Jesús en el templo discutiendo sobre la Palabra con los maestros de la Ley, El le dejó claro a sus padres terrenales que El sólo podía hacer la voluntad de su Padre, en las bodas de Caná de Galilea, su madre intentó unos minutos antes de la hora exacta en que Jesús debía iniciar su ministerio, inducirlo a que hiciera el milagro del vino y El, tajantemente le indicó que ese no era asunto de ella, pues aún no había llegafo su hora. Más adelante, ya estando Jesús en pleno desarrollo de su ministerio, hubo dos ocasiones en que las personas quisieron atribuirle un papel preponderante a María respecto de Jesús, y nuevamente El dejó claro que ella ya no estaba activa en el plan de salvación de la humanidad: una vez en que estaba predicando y ella se acercó al lugar, algunos quisieron informarle que ella y los hermanos de Jesús estaban en la entrada, pero Jesús sin ningún miramiento les preguntó: Quienes son mi madre y mis hermanos? (Marcos 3:20-25) Los que cumplen la voluntad de Dios, estos son mi hermano, mi hermana y madre. El papel de María como madre de Jesús había fenecido completamente. María lo tenía claro desde que El había cumplido sus 12, y se lo había ratificado en Caná (Juan 2:4) Ni siquiera la llamó ya madre: Que tienes conmigo, mujer? A ti y a mi, que? ¿Que tengo que ver contigo mujer? Nada tenía ya que ver con ella, más que para mostrarle que El era el camino que Dios había escogido para la salvación de todos los seres humanos, incluso la misma María necesitó de Jesús para su salvación, por eso Jesús se la entregó al morir al discípulo amado: Hijo, ahí tienes a tu madre ¿Por que? Porque ella ya era viuda y ahora perdía a su hijo mayor, lo que la hubiera dejado desamparada en una sociedad que despreciaba a las mujeres solas… Y por eso la Palabra dice cual era el motivo de esta recomendación: A partir de ese momento el discípulo la acogió en su casa para ciudad de ella…