Cristo define nuestra identidad

Gonzalo David 19 de mayo de 2014 0 Comentarios

Salvación es una palabra absurda para los no cristianos. Nadie se pregunta de qué debe ser salvado, si la vida no es más de lo que vemos, con sus altos y bajos, éxitos y derrotas, con un principio y un final. Desde esa vereda las iglesias parecen hospitales y la fe una muleta para los débiles y carentes.

La real dimensión de la salvación sólo se entiende cuando uno ha sido alcanzado por Dios. Miramos hacia atrás y pensamos totalmente convencidos que sin Cristo nuestra vida no tendría sentido, sería como caer en un precipicio sin fondo. Desde esta vereda (el camino estrecho como lo llama la Biblia) la fe no es una muleta, es la única forma de vida posible, y la gloria de Dios, el propósito por el cual existimos.

¿De qué sirven nuestros sueños, proyectos y coronas terrenales? Son basura al lado del incomparable amor de Dios en Cristo Jesús, el cual se entregó pagando el precio de nuestra rebelión, y así salvarnos de vivir eternamente apartados de nuestro Creador. Cristo se despojó de sí mismo y se vino a vivir con nosotros, a nuestro barrio. Vivió de manera perfecta y recibió la ira que nosotros merecíamos para reconciliarnos y ser adoptados como hijos de Dios.

Ser cristiano es más que una etiqueta, una conducta moral o una emoción pasajera en una “actividad espiritual”, eso es religiosidad y su destino es el mismo al de una persona sin Cristo. Esto no se trata de lo que uno dice o aparenta ser, sino de una relación con el Autor de la Vida, y las consecuencias que esto trae; cómo nuestra existencia es puesta de cabeza, y nuestros deseos y orgullo pulverizados.

Cada uno construye su identidad a partir de la inestable forma que la gente tiene de vernos, ahí es donde viene Dios y nos dice que nuestro valor sólo está en lo que Jesús hizo en la cruz, y en nada ni nadie más. Y no sólo eso, nuestra vida comienza a ser transformada por ese extraño e inexplicable concepto llamado Espíritu Santo.

Ser cristiano es más que una etiqueta, una conducta moral o una emoción pasajera en una “actividad espiritual”, eso es religiosidad y su destino es el mismo al de una persona sin Cristo

Nunca entendí lo que era el Espíritu Santo. Cuando uno pregunta siempre recibe respuestas dogmáticas: “es una persona”, “la tercera persona de la Trinidad”, etc. Hasta el día de hoy (y aun siendo estudiante de Teología) no entiendo bien qué es el Espíritu Santo; de lo que si estoy totalmente seguro es que “él” o “eso” fue quien empezó a moverse en mi interior mientras mis padres clamaban día y noche a Dios por mí, y fue quien me empujó con la fuerza de un huracán, desde las tinieblas a su luz admirable.

En el Espíritu Santo está mi esperanza, confiando que su obra no ha cesado, y que tal como lo hizo conmigo, se sigue moviendo soberanamente, dándonos consciencia del mal, quebrantándonos y convenciéndonos que fuera de Cristo sólo hay hambre y muerte. El Señor puede utilizar los medios que le plazcan: sueños, ángeles, milagros o lo que sea para remecer nuestras vidas y hacernos caer a sus pies.

Salvación se entiende cuando ya has sido salvado. Oro para que el Espíritu Santo esté renovando nuestras vidas y así éstas sean una ofrenda diaria a Dios. Necesitamos que él tome su mochila y vaya por nosotros si nos alejamos buscando caminos propios, porque solos no volveremos. Oh Padre, que tu misericordia y tu gracia no nos abandonen!


ULTIMOS
ARTÍCULOS

Iglesia

Comentarios

Todas las opiniones son válidas. Escribe con amabilidad

  1. muy bueno este analicéis aunque debo confesar que esperaba mas y de repente termino el articulo dejándonos en expectativas , pero debo destacar que es bastante profundo y complejo y habrán muchos cristianos confundidos que por el tema no comprende lo importante que es el estar claro cual es nuestra verdadera esencia de nuestra identidad y Jesús es quien mejor define y nos saca de esa oscuridad, quien dice la gente que soy unos que Elías y fue pedro quien dio con la respuesta certera tu eres el hijo de Dios vivo , niegues a si mismo cojee tu cruz y sígueme nos dices jesus la foto muy buena la que escogieron para el articulo atentamente jorge