¿De verdad Jesús descendió a los Infiernos?

Juan Berrios 13 de junio de 2016 0 Comentarios

Partiré diciendo que “el infierno existe“. Es más si eres Cristiano sería muy raro que no creyeras que esto es así.

El credo dice en una parte sobre Jesús:

“… fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos y está sentado a la diestra de Dios Padre Todopoderoso…”

Vamos a analizar con la biblia esta afirmación y a desmentir algunas creencias.

El Credo es Humano

Para empezar, el credo no es una afirmación infalible de todo lo que deberíamos creer, está hecha por personas y ya sabes, nos podemos equivocar. Además se puede confundir dependiendo el país, la cultura o incluso transformar y tomar diversas formas de interpretación. No sucede lo mismo con la biblia: infalible e inequívoca. Dicho esto, entenderás (quizá) a donde voy con este tema.

Cuando el credo dice “descendió a los infiernos” lo primero que pensamos es en una interpretación literal de esto. Esto sería: “Jesús descendió a los infiernos” y consecuentemente se desprendería la idea “pagó los pecados en el infierno“. Si piensas o no esto, está bien, solemos interpretar todo literalmente en este mundo donde casi todo es rápido y sin profundidad.

Pero la verdad es que no hay pasaje en la biblia que reafirme esta interpretación del credo así como lo afirman algunas congregaciones, iglesias o sectas.

Una interpretación correcta de esta frase sería decir que Cristo sufrió los dolores, angustias y tormentos del infierno.

Ahora veremos que lo que la iglesia expresa en esta frase es mucho más que un significado literal, es más, me atrevo a decir que no debe ser interpretado como algo literal.

En el español que hablamos hoy (o incluso en otros idiomas) no hay dos palabras distintas para diferenciar entre un “sepulcro, seol o abismo” y el infierno, como “lugar de condenación“. Ambos significados están en la biblia y la traducciones que disponemos las unen en una sola palabra “infierno“.

El Infierno que sufrió Jesús

Al que no conoció pecado, le hizo pecado por nosotros, para que fuéramos hechos justicia de Dios en El.. (2 Corintios 5:21, LBLA)

Siempre me ha llamado la atención la frase “le hizo pecado“, no me cabía en la cabeza que alguien se hiciera pecado, sencillamente no podía entender esto.  Hasta hace muy poco pude comprender su complejidad.

Jesús vivió una vida santa, pero sufrió y padeció los horrores del infierno que nosotros debimos padecer. Esto, llevando nuestro pecado como si fuese suyo, aun más por la forma en que murió se hizo maldito.

Cristo nos redimió de la maldición de la ley, habiéndose hecho maldición por nosotros (porque escrito está: MALDITO TODO EL QUE CUELGA DE UN MADERO),(Galatas 3:13, LBLA).

Viviendo este infierno y cargando tanta inmundicia en si mismo hizo que Dios (que no pude habitar en pecado) se separase de Él. Esto es: la trinidad de la que es parte se desprendió de Él (esto aun no lo puedo entender, creanme que aunque lo intenten escapa a nuestra lógica humana). Con esto, fue abandonado por Dios completamente.

Como a las tres de la tarde, Jesús gritó con fuerza; Elí, Elí, ¿lama sabactani? (que significa: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?”). (Mateo 27:46, NVI)

Es en ese estado de abandono y de humillación cargando toda nuestra inmundicia donde Jesús experimenta los horrores y tormentos de infierno. Creer que bajó al infierno de manera literal es negar lo que el mismo Jesús le dice al malechor que lo reconoció como salvador.

En nuestro caso, el castigo es justo, pues sufrimos lo que merecen nuestros delitos; éste, en cambio, no ha hecho nada malo. Luego dijo:
—Jesús, acuérdate de mí cuando vengas en tu reino.
—Te aseguro que hoy estarás conmigo en el paraíso —le contestó Jesús. (Lucas 23: 41-43, NVI)

Descendió a los Infiernos

Si bien (a mi parecer) no es la forma más clara de expresar lo que Jesús tuvo que pasar por nosotros para pagar nuestra deuda, encierra en cierta forma esta verdad más profunda que, quizá simples palabras en forma literal no podrían expresar.


ULTIMOS
ARTÍCULOS

Iglesia