El sabát, Domingo y el día de Reposo, Hoy

Juan Berrios 22 de agosto de 2015 0 Comentarios

Se conoce por los mandamientos que Dios le dio a Israel el de “guardar el día de reposo”, “sabát” o “Sábado”. Desde pequeños quienes fuimos a alguna iglesia quizá se nos inculcó relacionar este mandamiento a la vida moderna. Suele relacionarse con el “asistir a una iglesia en el día Domingo” y confundido con “El día del Señor”. Y sin dudas fue un mandamiento poderoso que Dios le dio a su pueblo ya que estaba relacionado simbólicamente con la forma en que Él hizo la creación (Génesis 2:2).

La biblia dice que Dios reposó el séptimo día luego de haber realizado toda la creación en los primeros seis días. Pero ¿Qué significa que “reposó” el séptimo día?. ¿Acaso Dios se cansó de todo lo que hizo?. Definitivamente no significa. El significado de “reposo” es “dejar de hacer lo que se hace”.

Pero bien, volviendo al mandamiento, hay que dejar claro que esta ley que Dios le dio al pueblo de Israel era el anticipo de un descanso permanente para quienes creen en Él: Jesús.

Antes de que Jesús viniese a morir por nosotros, los judíos “trabajaban” constantemente para cumplir con las leyes de Dios y ser “perfectos” ante Él. Como no podían cumplir todas las leyes a cabalidad, Dios proporcionó una serie de ofrendas y sacrificios para restaurar la comunión con Dios.

El Día de Reposo según Jesús

Con la venida de Jesús todas estas cosas quedan en el pesado. Todo es hecho de nuevo. Jesús cumple la ley de un modo que nadie hubiese podido, se sacrifica por nosotros y paga el precio que nunca hubiésemos podido pagar. Después de morir y resucitar para darnos vida, Jesús se sentó a la diestra de Dios Padre.

…pero nuestro Sumo Sacerdote se ofreció a sí mismo a Dios como un solo sacrificio por los pecados, válido para siempre. Luego se sentó en el lugar de honor, a la derecha de Dios. Allí espera hasta que sus enemigos sean humillados y puestos por debajo de sus pies. (Hebreos 10:12-13, NTV)

Por lo que Jesús hizo ya no tenemos que trabajar para ser justificados por la ley de Dios, sino que ahora podemos descansar en el sacrificio perfecto de Jesús.

Por lo tanto, ya que fuimos declarados justos a los ojos de Dios por medio de la fe, tenemos paz con Dios gracias a lo que Jesucristo nuestro Señor hizo por nosotros. Debido a nuestra fe, Cristo nos hizo entrar en este lugar de privilegio inmerecido en el cual ahora permanecemos, y esperamos con confianza y alegría participar de la gloria de Dios. (Romanos 5:1-2, NTV)

Jesús: Nuestro Reposo

Cuando Jesús fue criticado por los fariseos por sanar en el día de reposo, Él les recordó que había venido a salvar y que la salvación que proporciona es más importante que las reglas.

Pasando de allí, entró en la sinagoga, donde había un hombre que tenía una mano paralizada. Como buscaban un motivo para acusar a Jesús, le preguntaron:
—¿Está permitido sanar en sábado?
Él les contestó:
—Si alguno de ustedes tiene una oveja y en sábado se le cae en un hoyo, ¿no la agarra y la saca? ¡Cuánto más vale un hombre que una oveja! Por lo tanto, está permitido hacer el bien en sábado. (Mateo 12:9-12, NTV)

»El sábado se hizo para el hombre, y no el hombre para el sábado —dijo Jesús— (Marcos 2:27, NTV)

Jesús vino para liberarnos de la pesada carga de la ley y darnos gracia. Gracia por la cual somos salvos y no tenemos que trabajar para ganarnos la aceptación de Dios. Él ya la consiguió por nosotros.

Para desmentir algunos mitos

El mandamiento de guardar el día sábado fue dado a Israel y no a la iglesia.

La biblia no menciona en ninguna parte que la iglesia primitiva se reunía los días Sábados para compartir y adorar a Dios. Ya que desde que fue instituida la iglesia siempre se ha reunido el primer día de la semana “Domingo”. Y te puedo citar un ejemplo bíblico de ello…

El primer día de la semana, nos reunimos con los creyentes locales para participar de la Cena del Señor. Pablo les estaba predicando y, como iba a viajar el día siguiente, siguió hablando hasta la medianoche. (Hechos 20:7, NTV)

…Las palabras usadas para “primer” aparecen 150 veces en el Nuevo Testamento. Y solamente en referencia al día de la resurrección tenemos este uso peculiar.
¿Por qué es tan significativo este uso? Es significativo porque hay solo dos textos fuera de los evangelios donde los escritores se refieren al primer día de la semana como especial para la iglesia, y en esos dos textos se manifiesta ese uso peculiar… (extracto “¿Existe un “día del Señor”?” de John Piper)

Lee más en el artículo de John Piper “¿Existe un “día del Señor”?”

Sin embargo esto no significa que no debemos asistir a una congregación a compartir con nuestros hermanos en la fe y a rendir adoración a Dios, ya que una cosa no contradice a la otra. En la biblia si aparece explícitamente que no debemos dejar de congregarnos.

Preocupémonos los unos por los otros, a fin de estimularnos al amor y a las buenas obras. No dejemos de congregarnos, como acostumbran hacerlo algunos, sino animémonos unos a otros… (Hebreos 10:24-25a, NVI)

Y quizá está demás nombrar alguna otra cosa por la que nos conviene y somos bendecidos al asistir a la iglesia.

Jesús es nuestro reposo. Reposo que nos acerca al Padre y reposo por el cual somos aceptos ante Él.

Se bendecido.


ULTIMOS
ARTÍCULOS

Iglesia