Fe Profunda: Entendiendo “La Fe”

Juan Berrios 25 de mayo de 2014 3 Comentarios

Spurgeon en uno de sus sermones nos pone la pregunta “¿Cual es el proposito principal del hombre?“, y la respuesta es glorificar a Dios y gozar de Él para siempre. Pero otra respuesta correcta hubiese sido “Agradar a Dios¿Por que? Porque cuando agradamos a Dios estamos haciendo su voluntad y la voluntad de Dios es que le demos gloria y gocemos de su presencia.

Pero aquí se abre la pregunta principal ¿Como podemos agradar a Dios?. Muchos dirán “cumpliendo su palabra“, y esta bien, pero hay algo mucho antes que debe estar presente en nosotros para agradar a Dios. La Fe.

De hecho, sin fe es imposible agradar a Dios. Todo el que desee acercarse a Dios debe creer que él existe y que él recompensa a los que lo buscan con sinceridad. (Hebreos 11:6)

Vemos entonces que para agradar a Dios debe haber Fe en nuestras vidas. Lo podemos comprobar en muchos pasajes bíblicos donde corroboramos que Dios nunca ha aceptado algo que no tenga FE. Veamos en los versículos del capitulo 11 de Hebreos (que resume muchos de estos ejemplos): Abel (ver 4), Enoc (ver 5), Noe (ver 7), Abraham (ver 8-10, 17-19), Sara (ver 11), Moises (ver 23-28), El pueblo de Israel (ver 29), Rahab (ver 31).

El versículo que repetimos como cliché cuando hablamos de Fe se encuentra al comienzo de Hebreos, veamos si rompemos la memoria y lo podemos asimilar en la versión NTV:

La fe es la confianza de que en verdad sucederá lo que esperamos; es lo que nos da la certeza de las cosas que no podemos ver. (Hebreos 1:1, NTV)

Entonces como primera conclusión podemos ver que la Fe es más que simplemente creer en Dios. Ayudándome en un sermón de Spurgeon vamos a separar la Fe en tres componentes que nos van a ayudar a entenderla más a cabalidad.

1. Conocimiento

Pues «todo el que invoque el nombre del Señor será salvo».
¿Pero cómo pueden ellos invocarlo para que los salve si no creen en él? ¿Y cómo pueden creer en él si nunca han oído de él? ¿Y cómo pueden oír de él a menos que alguien se lo diga? (Romanos 10:13-14)

Para que haya una verdadera Fe debe haber Conocimiento, pues no existe la fe en algo que no se conoce, es por eso que lo primero que debemos hacer para acercanos a Dios es conocerlo a través de su palabra. ¿Quieres tener más fe?, ¡lee la biblia!, ¡conócelo!.

2. Aprovación

Cualquiera puede conocer la palabra de Dios y aun así no tener Fe. La verdadera fe se demuestra cuando aceptamos que la palabra de Dios es real y verdadera para nuestra vida. Aunque hayan cosas difíciles de entender, misterios de Dios, o cosas que duele aceptar, las acepto y las creo. Es una afirmación con el corazón “Esto es verdad y lo Creo“.

La aprobación podría definirse como “creer la palabra” pero no es solamente eso, ya que también debemos “hacerla nuestra“. Querer vivirla y recibirla como lo mejor para mi futuro y mi presente.

3. Confianza

Esta es la parte fundamental de una fe verdadera. No solo se trata de aceptarla, sino de DESCANSAR EN ELLA.

Hagamos un ejercicio (uno bien dramático). Imagina que mañana pierdes tu casa, tu auto, tu familia, tu matrimonio, tus estudios, estabilidad económica o quedas paralitico o ciego quizás ¿en qué te apoyas? ¿pueden nuestras fuerzas estar en las cosas que se acaban?.

La verdadera fe consiste en apoyarse en Cristo; en su poder, en sus fuerzas, en su voluntad.

Por ejemplo, una cosa es saber que un chaleco salvavidas me puede salvar, otra cosa es saber que tengo uno en el bote cerca de mi y que funciona pero la esencia del chaleco cumple su función cuando lo tenemos puesto y nos salva de ahogarnos. Lo mismo sucede con la Fe.

Esta es la verdadera Fe

La verdadera fe consiste en apoyarse en Cristo; en su poder, en sus fuerzas, en su voluntad.

La verdadera fe busca la suficiencia en Jesús. ¿Crees que Dios es poderoso? ¿Crees que Jesús murió por ti? ¿Crees que resucitó con poder para darnos vida?… entonces… deja de preocuparte por lo que puedes o no puedes hacer.

Como todo ser humano vemos las cosas como humanos: buscando soluciones a nuestro alcance antes de recurrir a Dios y a su guía.

Por eso y para terminar podemos decir que…

La verdadera fe descansa en que Dios es poderoso y por eso nosotros podemos

La verdadera fe descansa en que para nosotros hay cosas imposibles, pero para Dios nada es imposible.

La verdadera fe descansa en que Él puede darnos un mejor futuro del que nosotros pudiésemos planear.

La verdadera fe descansa en que pase lo que pase, Dios no nos deja.

La verdadera fe descansa en que nuestro Dios es el Doctor de Doctores.

En que puede sanar.

En que puede restaurar.

En que puede romper las cadenas del pecado.

En que puede darnos vida.

 

Esa es la FE que salva y esa es la fe que Dios anhela que tengamos. Descansemos en Él, conozcámoslo, hagamoslo parte de nosotros.


ULTIMOS
ARTÍCULOS

Iglesia