¿Tiene el Hombre “Libre Albedrío”?

Juan Berrios 5 de mayo de 2017 0 Comentarios

¿Tiene el Hombre “Libre Albedrío”? Una pregunta que se puede responder de manera corta, pero que si se hace “a locas” puede dejar en la confusión. Así que primero definamos ¿Qué es el libre albedrío?

¿Qué es?

Primero que todo la palabra “albedrío” (que ya no ocupamos en el lenguaje diario), se refiere a la voluntad de la persona de hacer algo por su voluntad o elección independiente.

El libre albedrío según la definición de la iglesia reformada (que es la postura de este blog), es la facultad que tienen los hombres y mujeres de elegir libremente a Dios o rechazarlo.

No se trata de Voluntad, se trata de Naturaleza

Como dicen las Escrituras:
«No hay ni un solo justo, ni siquiera uno.
Nadie es realmente sabio, nadie busca a Dios.
Todos se desviaron, todos se volvieron inútiles.
No hay ni uno que haga lo bueno, ni uno solo» (Romanos 3:10-12, NTV)

Cuando la doctrina reformada declara que el hombre es incapaz de elegir a Dios no está diciendo que sea un títere controlado. El hombre tiene la voluntad para hacer lo que quiera, pero nuestra naturaleza está corrompida por el pecado, por lo que naturalmente “siempre elegiremos lo malo” y “siempre elegiremos rechazar a Dios“.

Si la raza humana tuviera la capacidad por naturaleza de elegir entre el bien y el mal, dependería del hombre ser salvo o no. El hombre, entonces, podría aceptar o rechazar a Dios libremente según su propia voluntad y de él dependería su salvación.

Sin embargo, nuestra salvación es segura, porque depende de la obra que Dios hizo en nosotros. Solo El Espíritu Santo nos puede convencer de que somos pecadores, que necesitamos de Él y nos puede librar de hacer lo malo. Así que, solo Dios puede cambiar nuestro corazón para que elijamos libremente hacer el bien. Solo Dios puede poder el deseo en nuestro corazón de elegirlo en vez de rechazarlo.

Conclusión

Siendo bien estrictos con el concepto del “libre albedrío“, el hombre que no es hijo de Dios “no tiene libre albedrío“, tiene libre voluntad de hacer lo que quiera, voluntad que está condicionada por su naturaleza, de no poder escoger lo que es bueno y siempre inclinarse a hacer lo malo, entre esas cosas rechazar a Dios.


ULTIMOS
ARTÍCULOS