Las Guerras de la Música Moderna de Adoración

Juan Berrios 1 de septiembre de 2013 0 Comentarios

La nuestra es una generación marcada por la guerra. No me refiero a una guerra con armas y tanques, aunque ciertamente hemos visto nuestra parte de eso también. Somos una generación que creció presenciando la pelea de la iglesia sobre la misma cosa que se supone que nos une: la adoración de Jesús.

Los buenos y viejos Himnos v/s Los Coros de Alabanza Moderna.

Organo y Piano vs Los “Tambores del demonio“.

Pocos de nosotros salimos ilesos de estas “guerras de adoración” invadidos por el consumismo en nuestros años de juventud. Su impacto ha sido profundo, tanto a nivel personal como corporativo.

Así que salimos del servicio de la iglesia que no cumplió con nuestras propias normas o expectativas y ya somos unos críticos profesionales de la adoración colectiva. Nos quejamos de todo.

Que el volumen es demasiado alto, o no lo suficientemente fuerteLa iluminación es demasiado brillante o no lo suficientemente brillantedemasiado vistoso o muy soso.

Nos quejamos sobre la selección de la canción, diciendo cosas como: “Ellos introducen demasiadas canciones nuevas,” “¿Por qué seguimos cantando las mismas canciones una y otra vez,” “No me gusta esa canción.”

Desde el sentido de la moda del líder de adoración, al tono de voz – todo es juego justo para nuestra crítica impulsada por el consumidor.

Somos la generación de la comida rápida cuyo lema es “Haz lo que quieras”. Estamos en el panel de jueces expertos de American Idol ‘s.

No sabemos como callarnos y no tenemos que hacerlo, porque los medios de comunicación social nos dan la plataforma constante para hablar de cualquier cosa; de todo lo que amamos y odiamos.

TENDEMOS A ASIGNAR VALOR ESPIRITUAL A NUESTRAS PREFERENCIAS.

Todo en nuestro mundo nos dice que somos el rey (o la reina) del castillo.

Así como seres humanos, es imposible evitar tener nuestras propias preferencias personales. Nuestras opiniones distintas moldean la forma en que nos acercamos a todos los ámbitos de la vida, incluyendo la forma en que nos conectamos en la adoración colectiva. Por lo tanto, se tiende a asignar un valor espiritual a nuestras preferencias.

La iglesia moderna ha encabezado todas las nuevas expresiones creativamente contextuales de adoración colectiva. Tenemos de todo, desde la iglesia tradicional a la iglesia del vaquero, iglesia del motorista, Surfer Iglesia. Tenemos Jazz, R & B, Funk, Gospel, Pop, Rock & Roll, Country, Rap, Metal pelo, clásica, y más.

Tenemos que ver la belleza en eso … y el peligro.

La gran variedad de expresiones de adoración es una increíble oportunidad para proclamar el Evangelio ya que la alabanza se expresa de maneras nuevas y frescas. Pero estas herramientas no deben ser los elementos de disuasión u objetos de nuestra exaltación.

Cuando nos reunimos como iglesia, no estamos actuando como críticos. No somos “jueces de talento de un programa de televisión” que llegan a golpear una “chicharra de eliminación”… siempre nos gusta lo que estamos escuchando. No tenemos derecho a hacer la mandar un mensaje para eliminar al Director del coro, si no que solo adoramos a Dios y edificamos su iglesia. Pues la gloria de Dios no espera a que nos guste la música antes de que Él se convierta en digno de toda nuestra adoración.

No nos atrevemos a acercarnos al trono de Dios objetivamente grande, eterno, inmutable y santo con una mentalidad del consumidor que dice que sólo lo podemos adorar si se cumplen nuestras demandas preferenciales subjetivasEse modo de pensar sólo roba a Dios de la gloria que se debe y le roba a la iglesia del estímulo que necesita, ya que combate una verdadera guerra de la fe, y nos roba de ser estimulado y formado por la verdad de la Palabra de Dios -como lo cantamos-.

Nos reunimos para predicar y cantar la buena nueva a nosotros mismos, unos a otros, y los que aún no saben que un Dios soberano nos amó lo suficiente para darnos a su Hijo, para rescatarnos y darnos la vida eterna. Cantamos que Jesús vino para redimir y adoptarnos, derrotar al pecado y la muerte, y nos dará el Espíritu Santo para liberar y darnos el poder de arrepentirnos, creer, renunciar a nuestra comodidad, tomar nuestra cruz y seguir a Cristo.

No debemos tomar las circunstancias perfectas para ver la belleza, la gloria y la maravilla de nuestro gran Dios. Si hemos probado la belleza de la gracia, debe ser fácil para nosotros pues nos asombramos, estamos totalmente cautivados por esa increíble y gloriosa verdad que trasciende todas las preferencias de todas las personas, de todas las culturas, de todos los tiempos. Pero tenemos que tener nuestros ojos sobre Él.

La adoración es la guerra. Pero no ha de luchar por encima de nuestras propias preferencias. Debemos dirigir nuestra energía hacia la muerte selectiva y la naturaleza orgullosa dentro de nosotros. Tenemos que luchar para poner fin a lo que nos impide seguir a Cristo, ¡con todo lo que somos!. Debemos luchar para adorarlo con una adoración gozosa que no puede ser contenida.

Así que la próxima vez que vaya a la iglesia y la música está demasiado alta, o el líder está cantando esa canción que no te gusta, vé a la guerra. La lucha contra el pecado que está dentro de ti mismoLucha contra el consumismo y la desuniónLucha por un corazón agradecidoLucha por la verdad que te cautivará de la manera que la música nunca pudo hacerlo. Lucha de pie en el temor de un Dios poderoso que te rescató y gentilmente canta sobre ti.

Lucha contra la verdadera guerra de culto.

Extraido deThe Modern Worship Music Wars | RELEVANT MAGAZINE

Escrito por: Stephen Miller


ULTIMOS
ARTÍCULOS

Iglesia