No te hagas ninguna clase de ídolo ni imagen de ninguna cosa que está en los cielos, en la tierra o en el mar. No te inclines ante ellos ni les rindas culto, porque yo, el Señor tu Dios, soy Dios celoso, quien no tolerará que entregues tu corazón a otros dioses… (Exodo 20:4-5, NTV)

Dios es absolutamente claro en su palabra cuando nos dice que no debemos adorar a nadie más que a Él. Esto debería ser suficiente para explicar el porqué un cristiano no debería rendirle adoración ni culto a Maria. Pero vamos a dar algunas otras razones y también tocaremos el tema de los «santos», los altares, las esculturas y algunas cosas mas.

Algunas veces, los Católicos intentan “desviar” los claros principios Cristianos, argumentando que ellos no “adoran” a María y a los santos, sino que mas bien sólo los “veneran”. Sin embargo aunque consideremos esto, cambiar la palabra «adorar» por «venerar» no altera la esencia de lo que se está haciendo.

Desmintiendo algunas Cosas

Primero que todo, nadie es madre de Dios.

Antes que naciesen los montes Y formases la tierra y el mundo, Desde el siglo y hasta el siglo, tú eres Dios. (Salmos 90:2)

El decir que, «Maria es la madre de Dios» justificando que fue ella quien tuvo a Jesús en su vientre es no reconocer la naturaleza de Dios. Si bien María tuvo en su vientre a Jesús, esto no la hace Madre de Dios. Es más, ella recibe un título que se lo auto-imponeel de «bienaventurada« (de una dicha incomparable)

Lo que realmente sucedió fue que un ángel (enviado por Dios) le avisó a Maria (ni siquiera le preguntó) que iba a tener un hijo mediante la obra del Espíritu Santo en su vientre. Así María fue un instrumento de amor que dio a luz al salvador de este mundo para que se cumpliera la palabra predicha por Dios.

Aunque a un católico le resulte muy duro: Maria fue una sierva más de Dios (así como Moises, David, Pedro, Pablo, entre muchos otros). Que fue importante, sí, pero no para hacerla digna de adoración.

Por lo tanto Maria necesitaba a Jesús al igual que nosotros en nuestras vidas, pecadora como nosotros y que tuvo una muerte como la de cualquier mortal.

No existe la «inmaculada concepción» de María. Nació también como cualquier humano de una relación entre un hombre y una mujer. De hecho, creer que fue siempre virgen es una idea «totalmente anti-bíblica«. La palabra de Dios dice que «José no tuvo ninguna relación sexual con ella sino después de tener a Jesús».

Recordar a Maria como una mujer favorecida por Dios que tuvo la dicha de haber dado a luz a Jesús no tiene nada de malo, lo malo es creer que ella pudiese tener alguna especie de divinidad o poder. María no intercede por nadie, María no tiene el poder de Salvar vidas, María no debe ser adorada, solo Dios merece nuestra adoración.

Los Cristianos si creemos en Maria

Por el contrario de lo que muchos piensan, los Cristianos si creemos en Maria, es más, resultaría tonto decir que somos Cristianos y no creer en lo que la palabra de Dios dice. Pero además de creer que Maria existió, creemos que los ángeles tambien existen, que los demonios también existen e incluso que Satanás también existe y no por eso los adoramos.

Idolatría

Como lo menciono al principio del artículo, cualquier tipo de adoración, en este caso a María, es Idolatría, también es idolatría prenderle velas a los santos para que nos cumplan peticionesrezarlesorarlescantarles, pedirles mandas, etc. Dios quiere que no seas parte del engaño de una fe falsa que se basa en cosas que no están en su palabra.

¡Que tu glorioso nombre sea alabado! ¡Que sea exaltado por sobre toda bendición y alabanza!
»Solo tú eres el Señor. Tú hiciste el firmamento, los cielos y todas las estrellas; hiciste la tierra, los mares y todo lo que hay en ellos. Tú los preservas a todos, y los ángeles del cielo te adoran. (Nehemías 9:5-6)