2015: ¿Por Qué Cambiar es tan difícil?

Juan Berrios 1 de enero de 2015 0 Comentarios

Empieza este año y muchos de ustedes se han puesto metas y desafíos para enfrentarlo de la mejor manera. Y como hijos de un Dios Santo la parte más importante de estas metas se dirige hacia ser “mejores hijos” y “lograr un éxito espiritual”. Pero para ser francos, hasta yo dudo que muchas de esas cosas puedan cumplirse a cabalidad durante el año si seguimos haciendo las cosas de la misma manera.

¿Este año si?

Sería horrible de mi parte decirte que “puedes seguir pecando mientras tu vida se va acostumbrando a hacer lo bueno“. No sé si me explico. Lo que quiero decir es que no te puedo invitar a ser mediocre e hipócrita. Y si bien el ideal de un Cristiano es prácticamente un giro en 360º, nuestra condición de pecadores nos impide a veces hacer la voluntad de Dios. Pero también es cierto que Dios nos exige ser Santos…

Pues las Escrituras dicen: «Sean santos, porque yo soy santo» (1 Pedro 1:16, NTV)

Entonces… ¿Qué hacemos?.

Primero que todo, debemos entender que lo que Dios nos pide no es imposible, pero si es muy difícil. Cuando nos proponemos metas en Dios, debemos tener en cuenta algunas cosas que quizá nos ayuden a seguir en pie.

1. El pecado siempre estará delante de ti

Consciente de tu situación. La manera más perfecta de hacer las cosas es reconociendo nuestros errores, confesándolos a Dios y apartándonos de ellos. Y lo complicado es que nos gusta pecar. Sin embargo debes recordar que no hay cumplimiento de una meta si no hay sacrificio.

2. Constancia

Digan lo que digan, pase lo que pase, llueva, truene, tiemble o el mundo se venga abajo: Dios está contigo. Solo sigue adelante y persevera…

pues ya saben que la prueba de su fe produce constancia. Y la constancia debe llevar a feliz término la obra, para que sean perfectos e íntegros, sin que les falte nada. (Santiago 1: 3-4)

Si antes no lo lograste ¿Qué es lo que falló?. Dios es fiel, siempre fiel y Él te da las fuerzas.

3. El Espíritu Santo es Dios

Lo que el corazón ama, la voluntad lo elige, y la mente lo justifica. (Thomas Cranmer)

El Espíritu Santo es Dios y está ahí para moldear tu vida, cambiar tus malos pensamientos y para llevarte directo a las metas que la voluntad de Dios puso en tu vida. Así que sé lleno de Él. Lee la palabra, ora, alaba a Dios, ama y procura dejar todo rencor, ira, malas palabras y cosas que amargan tu vida y que se interponen en este camino hacia tus metas.

4. Ama a Dios / Ama a las personas

Dios es amor, el que ama conoce a Dios. ¿Cómo aprender a amar? Leyendo su palabra. Porque todos los mandamientos y la voluntad de Dios se resumen en uno solo “Ama a Dios y ama a tu prójimo“. No hay camino más perfecto para lograr tus metas en Cristo que aprender y querer amar como Dios ama.

Nuestras mentes y corazones son expertos en hacer ídolos y desviarnos de Dios. Pero el deseo de Dios para ti este año es que andes conforme a su corazón.

Yo pienso ¿Cómo será este próximo fin de año?, estaremos otra vez diciendo “¿Este año si?” o daremos gracias por las metas que logramos cumplir.

Sean Bendición!


ULTIMOS
ARTÍCULOS

Iglesia