4 Errores Fatales de una Relación

Juan Berrios 10 de marzo de 2014 0 Comentarios

La única cosa que duele más que un corazón roto es tener el corazón roto de nuevo. Después de las rupturas a menudo sentimos que estamos en manos de fuerzas más allá de nuestro control.

¿Por qué Dios nos permite experimentar algo que se siente perfecto sólo para después se caiga a pedazos? ¿Cómo funciona una relación que comienza tan grande terminan tan mal? ¿Cómo puede una relación que comienza tan bien terminar tan mal?

La mayoría de las relaciones están destinadas a la ruptura incluso antes de que empiecen por la forma en que enfocamos el amor. De hecho, la forma en que amamos es tan importante como la persona que amamos.

Basado en mi propia experiencia y en una década como ministro de estudiantes y jóvenes adultos sostengo que nuestras preguntas están quebrantadas. Aquí hay cuatro errores comunes que cometemos desde el principio en las relaciones y que a menudo predisponen el fracaso:

1. Iniciar una relación a causa de la atracción física

No es que la atracción física no debería ser una razón por la que salir con alguien, sino que simplemente no debe ser “la” razón. A menudo, comenzamos una relación asumiendo que si estamos locamente atraídos por alguien, vale la pena la oportunidad de estar con esa persona.

Problemas más grandes de la compatibilidad se reservan para su posterior examen, porque estamos demasiado consumidos por el fervor sexual para examinar las cuestiones de más peso antes.

Esto no quiere decir que esta atracción siempre conduce directamente a las relaciones sexuales, pero tendemos a pensar que el primer beso es todo lo que necesitamos para saber si vale o no la pena seguir adelante con una relación.

2. Tenemos tanto en común.

“En la Ignorancia está la felicidad” es probablemente una frase acuñada para describir una nueva relación que flota en las nubes de la química física. Todo parece increíble.

En una neblina ta estática, cada cosa en común parece divina:

“¿¡A ti también te gusta en café!? ¿Con leche? ¡¡Que Increíble!!”

“Ves “The Walking Dead” ? Me encanta esa serie! ¡Nos gustan las mismas cosas! ¡SOMOS LA MISMA PERSONA!”.

Entonces, cuestiones fundamentales para relaciones duraderas pueden que incluso no se hayan discutido en este punto: la fe, la cosmovisión, las creencias acerca de la familia, etc.

Esto puede causar grandes problemas en el futuro.

3. Ignorar los consejos de tus seres queridos

Esta etapa se trata de presentar a tu estupenda Supermodelo a tus seres queridos, tu familia y amigos cercanos. Por desgracia, en esta etapa del juego, a menudo nos importa un bledo lo que piensan, ya que, en nuestra opinión, cualquier persona que nos ama debe amar a esta persona tanto como nosotros lo hacemos.

Que el Señor nos libre de un padre o un amigo bien intencionado que trata de señalar algo en contra para nuestra consideración; Si lo hacen, nos dirigimos a ellos como si fuésemos tigres agarrado por la cola.

Tú no la conoces como yo“, decimos.

Pero no se trata de eso en absoluto. Se trata de permitir que las mismas personas que siempre han estado ahí para ti en el pasado puedan estar allí para ti ahora, aunque no quieras oír que se entrometan.

Seamos realistas, todos hemos tenido ese amigo que no quiere escuchar. A veces tenemos que aprender a ver que estamos actuando como ese amigo.

Si estamos haciendo las cosas de esta manera, cerramos nuestros oídos a los consejos de buenos amigos y miembros de la familia. Sentimos que hay demasiado en juego como para dejar que nos arruinen todo ahora.

¿Qué saben ellos de todos modos, ¿no?

4. No Hacer caso a las “Señales de Advertencia”

Ahora comenzamos a preguntarnos las cosas principales y enfrentar los problemas difíciles, por lo general por primera vez. Esta etapa puede llevar consigo algunas cosas que son difíciles de tratar, no menos de la que puede ser la desorientadora desaprobación de parte de aquellos a quienes amamos.Comenzamos preguntando mutuamente y hacernos algunas preguntas difíciles:

“¿Qué quieres decir con que no quieres tener hijos?”

“¿Jesús no es gran cosa para ti? ¿Cuándo ibas a decírmelo?”

“¿Por qué tiene tan mal carácter? ¿Desde cuándo que me grita?”

En esta fase, la relación se vuelve tensa y nos angustiamos. La relación, una de las principales fuentes de alegría de nuestros días se vuelve confusa.

“¿Seremos los únicos?” Nos preguntamos. “¿Qué está pasando con nuestra relación?”

Este es un territorio de alto riesgo. Romper en este punto sería romper con un futuro que por supuesto nunca vamos a ver: es más que solo dejar ir a una persona, es dejar una vida entera que quizás hayas proyectado y planificado a futuro

En este punto, aunque puede sonar loco, casarse puede sonar más fácil que romper.

Algunas personas se zambullen de cabeza en el matrimonio, pensando que una boda puede sanar de alguna manera una relación en las rocas. En realidad, el matrimonio sólo puede hacer que esta relación rota permanezca rota. O, peor aún, asegura un matrimonio de corta duración.

Cambiando el rumbo

Para la mayoría, sin embargo, esta es la etapa donde las cosas explotan, dejándonos con meses o años perdidos y un corazón destrozado a mejorar. En mi observación como un ministro he visto como muchas personas arremeten contra Dios:

“¿Por qué me haces esto a mí? Oré para que este fuera con el que estaría para siempre! ” (dría una mujer)

Estas rupturas son devastadoras. Y si Dios, por su gracia y sabiduría, puede ayudarnos a recuperar y sanar de dolores de cabeza, es mejor que no tratemos de curar mediante la búsqueda de otra persona de inmediato. Nuestra tendencia puede ser el de correr a otra relación y empezar este “círculo de locura romántica” de nuevo.

Pero hay una manera mejor. Hay una manera de reconocer estos síntomas de una relación encabezada por fracasos desde el principio, prestando atención a las dudas reales que pueda tener y pasando a relaciones más sanas.

Incluso si has fracasado en todas tus relaciones hasta este punto, aquí hay una perspectiva útil: No puedes cambiar tu pasado, pero puedes cambiar la dirección en la que te diriges ahora.

 

Extraído Originalmente de RELEVANT MAGAZINE

Escrito porLennon Noland

Articulo original4 Fatal Relationship Mistakes


ULTIMOS
ARTÍCULOS

Iglesia