4 Formas de como las burlas están destruyendo tu Vida

Juan Berrios 2 de junio de 2016 0 Comentarios

Chile es un país muy burlista. No digo esto sólo porque soy chileno, sino porque he comprendido que nuestra cultura está enfocada en destacar lo malo por sobre lo bueno. No quiero referirme mucho al porqué. Puede ser porque muchos creen que el éxito se encuentra haciendo fracasar a otros, o solo porque nos hemos criado en esta “cultura de bullying“.

A pesar de que en la televisión, los medios y en todos lados vemos campañas en contra de esto, es curioso ver como este tema se tiende a relacionar solo con los niños y adolescentes, cuando en la realidad está inmerso en todos los niveles de nuestra vida, no importa la edad, no importa el estatus social, no hay distinción de géneros, toda nuestra sociedad está inmersa en esta conducta. Quizá aún es poco lo que se ha hecho, quizá necesitamos un cambio más radical.

Y bueno, sin más demora quiero compartirles una lista de 4 formas en como las burlas están destruyendo tu vida, no solo vistas desde el ofendido, sino que también de quienes ofenden.

1. Se convierte en mal un método de Supervivencia

Te has preguntado ¿Porqué los Reality Shows son tan populares? La polémica que generan a través de las peleas, conflictos y descalificativos entre concursantes es tan alta que los medios se han encargado de darles mucha pantalla y énfasis (incluso fuera del horario del reality). Negocio redondo para quienes crean estos programas. Pero que detrás desnudan la oscura realidad de una sociedad que disfruta humillando al resto, descalificando a quienes “son más débiles” y exacerbando el morbo.

Muchos de estos programas y conflictos están siendo vistos por niños que aprenden desde chicos que para sobrevivir en esta sociedad hay que aprender a “atacar al otro y humillar al más débil“. Así como también los ven jóvenes y adultos que se llevan estas actitudes a colegios, universidades, trabajos y podría estar todo el día nombrando situaciones.

2. Crea una falsa sensación de  Éxito

Las burlas no solo afectan a quienes son víctimas de ellas, sino que crean una falsa sensación de éxito en quienes las dicen o ejecutan.

Buscamos ser mejores que otros, hoy no solo a costa de nuestro sacrificio sino que de la humillación de otros. Esto crea una sensación de superioridad en nosotros que nos deja tranquilos: si hay alguien debajo de mi, soy mejor.

Muchas veces en vez de esforzarnos por otros preferimos derribar a otros para ser vistos como personas exitosas. Y me refiero no solo a los negocios, el trabajo, los estudios, etc, también entran en esto todas las relaciones que vivimos a diario, se nota en la forma en como compartimos con los demás y como nos referimos hacia los demás.

3.  Destruye Reputaciones

Muchos pueden decir que el respecto y la reputación se las construye uno mismo. En parte es cierto, pero la realidad es que no del todo. La reputación y el respeto también se forman de acuerdo a como te ven los demás. Y el bullying se ha encargado miles de veces de destrozar reputaciones, muchas de ellas por las calumnias y la reiteración en exceso de estas.

Cuando una mentira se repite muchas veces, la gente comienza a creerla. Este principio básico que se sabe inconscientemente es el que muchos abusadores y burlistas ocupan para destruir a alguien. Quizá ni siquiera es su intención. Pero la más simple burla a veces puede convertirse en una inmensa bola de nieve que arrasa con la reputación de quien es humillado.

4. Crea temor al Fracaso

Muchos temen al fracaso no por el hecho de fracasar si no porque serán llamados “fracasados“. Y esta palabra tiene muchos sinónimos: desempleado, soltero, … Estigmas que la gente ha ido reforzando con el pasar del tiempo y que se deben al mismo bullying. Así vemos que se creen mentiras (inconscientemente) como “terminar una relación te hace ver un fracasado en el amor”, “que te despidan o no encontrar trabajo te hace ver como un profesional fracasado”. Cosas totalmente falsas que en vez de mantener la autoestima arriba y perseverante de las personas, solo logran derrotarlas.

Te diré algo que la sociedad quizá no te diga: “El exito no te define como persona“. Nuestra vida puede tener altos y bajos, nunca será un caminar de éxitos tras éxitos, el fracaso es natural, tanto como la caída de las hojas en el otoño, debemos aprender a levantarnos y a no limitarnos por los fracasos pasados.

Empatía y Compasión

Entonces ¿Qué haremos al respecto?. Aunque suene muy muy cliché, el cambio empieza por cada uno de nosotros. El cambio empieza cuando nos damos cuenta que vivimos en comunidad, que dependemos de los demás para vivir (o acaso podrías vivir sin gente que haga la comida con que te alimentas cada día). Esa es la verdadera tolerancia (no la que hablan muchos por ahí). Ser empático y compasivo con los demás.

Recuerda, no vives solo en este mundo y no todo gira alrededor de ti.

¿Tienes algo que decir? Más abajo en los comentarios puedes ser parte de la discusión 🙂


ULTIMOS
ARTÍCULOS

Iglesia