Aprendiendo a Amar #1

Juan Berrios 15 de noviembre de 2014 0 Comentarios

El amor, para la mayoría de las personas resulta en misterio, algo indescifrable y cambiante que no se aprende en ninguna parte y que suele dañarnos cuando confiamos en el. Y hablando muy sinceramente, muchos amigos y gente que no conoce a Cristo piensan de esta misma manera o peor. Mi idea es que aprendamos a amar, aunque suene casi loco decirlo, esta es mi meta a través de estas publicaciones. Te aseguro que los principales problemas en nuestras iglesias radican en esto, el amor es la raíz de todo lo demás, es la razón, es el porqué, es el fin y es el camino.

La Raiz

La biblia dice que “Dios es amor“. Si lo sé, podríamos decir que es la frase más popular (biblicamente hablando). Pero son muy pocos los que comprenden lo que implica decir que Dios es amor, Primero que todo, el versículo es un poquito más amplio y nos dice una gran verdad, desde la cual debemos sujetarnos para fundamentar cualquier cosa sobre esto.

Queridos amigos, sigamos amándonos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es un hijo de Dios y conoce a Dios; pero el que no ama no conoce a Dios, porque Dios es amor. (1 Juan 4:7-8, NTV)

Entonces, podemos entender lo importante que es amar y porqué la importancia de seguir “amándonos entre nosotros“. Sin embargo, lo último que estos versículos dicen es “Dios es Amor”. ¿Qué hay antes?.

Perseverancia

La vida de un hijo de Dios esta basada en el amor. El amor que Dios nos enseña, no es el inventado por la sociedad para satisfacer nuestros deseos, sentimientos  y pensamientos. Y una de las cosas que lo diferencian es que: el amor que Dios nos enseña es de “perseverancia“.

Queridos amigos, sigamos amándonos unos a otros, porque el amor viene de Dios…

Si nos amamos, estamos en comunión con Dios. Porque el amor “viene de Dios“. Por el contrario, dejar entrar en nuestras vidas odio, rencor, calumnias e improperios, nos aleja de Dios y estamos complaciendo nuestro propios deseos de maldad.

La perseverancia en el amor, nos mantiene en linea con la voluntad de Dios, construyendo lazos firmes entre nuestros hermanos y amigos, acostumbrándonos y aprendiendo a hacer el bien, que es mandato de Dios.

Para amar hay que Conocer

Todo el que ama es un hijo de Dios y conoce a Dios…

Mientras más conozcamos a Dios a través de su palabra, más le amaremos. Un hijo de Dios es alguien convencido de que “conocer a Dios, es aprender a amar“.

Y no sé si te resulte conocida la frase “para amar hay que conocer“, porque cuando en este mismo espacio hablamos de la fe dijimos que “Para que haya una verdadera Fe debe haber Conocimiento, pues no existe la fe en algo que no se conoce“, así tampoco existe el amor en algo desconocido. Como esta fe crece en el conocimiento de Dios, también así crecerá el amor.

Dios es amor, por lo que necesitamos amar como Dios ama para que así nuestras relaciones en las congregaciones, familia y amigos prosperen.

¡Sean Bendición!


ULTIMOS
ARTÍCULOS

Iglesia