El Camino de un cristiano debe ser una Constante Desintoxicación

Juan Berrios 5 de noviembre de 2017 1 Comentario

En muchas ocasiones de mi vida he tenido que renunciar a las cosas que más quiero y deseo. La mayoría de las veces, a la fuerza, dejándome una sensación de dolor y vacío. ¿Ahora qué? Quizá se trate del fin de una relación, algún vicio, el despido de un trabajo, etc. Si te sientes identificado con lo que te estoy contando, déjame felicitarte… estás siendo realmente bendecido por Dios.

Las Malas desiciones

Las personas somos seres con sentimientos y emociones, a veces, muchos de estos sentimientos nos pueden conducir a tomar malas decisiones. Sobre todo cuando dejamos que estas nos controlen.

Cuando nuestro corazón se encuentra aprisionado por sus deseos queremos a toda costa buscar una explicación “coherente” a ellos, una que nos convenza de que lo que queremos “no está tan mal“. Pero simplemente nos engañamos.

Estas malas decisiones suelen alejarnos de Dios, convirtiéndose en distracciones que nos impiden vivir santamente y tener una buena comunión con Él.

La Desintoxicación

Darnos cuenta de lo que estamos haciendo está mal solo se logra cuando nos humillamos ante la voluntad de Dios, cuando rendimos nuestro ego y deseos a las verdades del evangelio y a la autoridad de Cristo en nuestras vidas.

Como Dios es Santo, exige santidad de nosotros y el camino para la santidad es como una verdadera rehabilitación, un proceso de desintoxicación de las cosas que nos unen al mundo y afirmarse en las cosas que traen bienestar y salud a nuestro espíritu.

Este proceso es duro, pero promete un final mejor porque ¿Qué dependiente no se siente mejor una vez que puede dejar lo que le perjudica?.

Sin embargo, las metas que Cristo nos tiene son difíciles de ver en un principio, es por esta razón que la fe es fundamental. Vendrán momentos en los que preferirás salir corriendo y volver a las cosas que te ataban, pero Dios nos manda a que perseveremos, a que oremos fervientemente, vayamos cada día a su palabra y nos apoyemos en quienes también viven para Cristo.

Al final, la vida de un cristiano no se trata de guiarse por lo que sus ojos ven o por lo que su corazón siente, sino por la fe en Cristo, en sus promesas, en su palabra, en la victoria sobre los pecados que logró por y para nosotros.

Sigue adelante y no vuelvas

Como perro que vuelve a su vómito es el necio que repite su necedad. (Proverbios 26:11, LBLA)

Suena fuerte, pero para Dios “volver al pecado del que nos sacó” es así de asqueroso. Y cómo en todo proceso de desintoxicación hay recaídas, nosotros también las tendremos. Sin embargo, estas serán cada vez menores mientras más avances en el camino de santidad de Cristo.

Es por eso que debes avanzar confiando en el plan maravilloso de Dios.

“Porque yo sé los planes que tengo para vosotros”–declara el Señor— “planes de bienestar y no de calamidad, para daros un futuro y una esperanza. (Jeremías 29:11, LBLA)

Eres un hijo(a) de Dios. Debes sentirte privilegiado por el amor y la fidelidad que recibes. Piensa en que por tus propias fuerzas, estarías anclado a ese pecado, a esa mala conducta de la que el Señor te sacó.

En fin, si hay algo con lo que debes quedarte ahora es lo siguiente: Dios te hará una mejor persona, alguien fuerte, alguien que anhele su presencia, alguien victorioso, alguien que no quiera volver atrás.

Me sacó del hoyo de la destrucción, del lodo cenagoso; asentó mis pies sobre una roca y afirmó mis pasos. (Salmos 40: 2, LBLA)


ULTIMOS
ARTÍCULOS

Iglesia

Comentarios

Todas las opiniones son válidas. Escribe con amabilidad

  1. Seguir al senor Jesus es dificil al hombre aun para el predicador,seguirlo implica empezar a vivir una vida mas cercana con nuestro creador, ser santos porque yo soy santo, dice el senor, y cuando tu conciencia empieza a dictarte esa direccion, te sientes, atribulado,solo, abandonado, pero vuelvo a la palabra y ella levanta, hay esta el poder de Dios en su palabra, el nos fortalece y finalmente, con fe venceremos, esta lucha constante en este mundo, finalmente acabara y en un abrir y cerrar de ojos estaremos en la nueva jerusalen.si Amen.