¿Dios es injusto de alguna manera?

Juan Berrios 27 de junio de 2017 0 Comentarios

Diariamente hablamos o escuchamos la palabra justicia. Una de sus definiciones más universales es: dar lo que se merece. Es decir que si alguien, por ejemplo, ha cometido un delito, debe pagar de alguna forma por dicho delito.

Sabemos por la biblia que Dios es justo, pero también sabemos que es misericordioso. Y hablamos de misericordia cuando a alguien se le da un castigo menor al merecido o una recompensa mayor a la que se ha ganado.

Como sabemos, el hombre merece castigo por su pecado y no una recompensa. ¿Estamos entonces ante un acto de injusticia por parte de Dios? La respuesta es no.

Dios templa su justicia con misericordia. Es por eso que no aplica justicia en quienes creemos en Él. Dios en su voluntad prefirió descargar en Jesús todo el castigo que merecíamos. Eso es gracia.

Sin embargo, Dios es misericordioso con quien El quiere. En su soberanía eligió a sus hijos y a otros aborreció. Esto no lo hace injusto.

Como está escrito: A Jacob amé, mas a Esaú aborrecí. ¿Qué, pues, diremos? ¿Que hay injusticia en Dios? En ninguna manera. Pues a Moisés dice: Tendré misericordia del que yo tenga misericordia, y me compadeceré del que yo me compadezca. Así que no depende del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia. (Romanos 9: 13-16, RV60)

Que Dios aplique su misericordia no depende de nosotros. A estas alturas quizá te preguntes ¿Cómo Dios puede salvar solo a algunos y a otros condenar? ¿No se supone que Dios es amor?. Lo sé, resulta difícil al principio aceptar esta verdad; Dios es amor, pero nosotros no merecemos nada de Él, como dije antes, no merecemos su misericordia.

Quienes rechazan a su creador y Señor ¿Cómo pueden reclamar justicia o algún mérito? ¿Acaso se crearon a ellos mismos? ¿Acaso una creación puede reclamarle algo a su creador?.

Mas antes, oh hombre, ¿quién eres tú, para que alterques con Dios? ¿Dirá el vaso de barro al que lo formó: ¿Por qué me has hecho así? ¿O no tiene potestad el alfarero sobre el barro, para hacer de la misma masa un vaso para honra y otro para deshonra? (Romanos 9:20-21, RV60)

Entonces, debemos entender que si Dios es justo es un motivo de alegría para quienes en Él creen, pero ya que su justicia es implacable, para quienes lo rechacen es un motivo de dolor, sufrimiento y condenación.

Debemos entender que Dios siempre es justo porque actua con fidelidad. Merecemos su justicia y no su misericordia. Misericordia que solo recibimos por gracia

Lee También: Entendiendo La Gracia: fácil de entender, difícil de asimilar


ULTIMOS
ARTÍCULOS

Iglesia