Esperando a que Dios responda de vuelta

Equipo RESURGENTE 13 de marzo de 2018 0 Comentarios

Impaciencia. Es fácil de sentir, especialmente en Internet. Haz clic en un enlace, lee un artículo y ve al grano. Las rápidas velocidades de Internet, los retrasos en los tiempos de descarga y la escritura de larga duración frustran nuestros esfuerzos por leer rápidamente y seguir adelante.

Nuestros anhelos por lo rápido y fácil se infiltran fácilmente en nuestra fe y en nuestras iglesias. Oramos y esperamos, oramos y esperamos, preguntándonos por qué Dios no responde nuestro mensaje todavía. Celebramos las victorias rápidas, sanidades inmediatas y oraciones rápidas. Es cierto que el Espíritu puede moverse rápidamente. En un momento único y dramático, el Espíritu puede intervenir en una conversión obvia. En un instante, Él puede liberar a alguien de un pecado acosador. En el libro de Hechos, el Espíritu inspiró los sermones espontáneos de Esteban y Pedro.

A veces, Dios muestra su gloria moviéndose lentamente

Pero debido a que el Espíritu Santo es soberano y libre, su actividad no puede reducirse a una sola descripción. Aunque nuestros corazones acelerados celebran las entregas rápidas de Dios, Dios no valora las cosas que nuestro mundo valora. De hecho, a veces, Dios muestra su gloria moviéndose lentamente.

El mismo Espíritu que inspiró los sermones espontáneos también inspiró los poemas acrósticos elaborados del libro de Lamentaciones. Se ha movido como los rápidos — aprisa y vivazmente — y sorprendente para ver. Pero el Espíritu también se mueve como un glaciar — sutil y acumulativamente — y algunas veces tan imperceptiblemente que el creyente podría desconocer su trabajo.

De hecho, Dios tiene una gloria particular que Él muestra moviéndose lentamente.

Dios cuestiona a los Ídolos

En Isaías 41 , Dios desafía a los ídolos a una prueba. Él los reta a “decirnos lo que va a suceder” en el futuro y “contarnos las cosas anteriores” (Isaías 41: 21-23). ¿Por qué este énfasis en cosas anteriores y futuras?

Porque los ídolos no estaban presentes al principio y no pueden determinar lo que sucederá al final. Sus ídolos son “menos que nada“, y las personas necias que los eligen por encima del Dios vivo son “una abominación” (Isaías 41:24). Estos dioses falsos no pueden tener el mismo tipo de perspectiva que nuestro Dios eterno y paciente.

La Gloria de “la cámara lenta” de Dios

Por el contrario, Dios estuvo allí desde el principio, y él estuvo activo. Dios declara que había despertado a Ciro (Isaías 44: 28-45: 1) para “pisotear gobernantes como en el mortero, como el alfarero pisotea el barro” (Isaías 41:25). Y, a diferencia de los ídolos, Dios “lo declaró este hecho desde el principio, para que supiéramos, y de antemano, que pudiéramos decir: ‘Tiene razón'” (Isaías 41:26).

Al moverse lentamente, Dios demuestra que solo él es Dios. Como ningún ser humano estaba vivo para todo este arco de acción, solo Dios puede recibir el crédito y la gloria. En otras palabras, si la línea de tiempo para la actividad de Dios se pudiera contener en nuestra vida, podríamos sentirnos tentados a confundir los logros gloriosos de Dios con nuestro propio actuar. De manera similar, si el actuar de Dios estuviera contenido dentro de los límites o de la era de nuestro país, podríamos confundir la gloria de Dios con nuestra identidad nacional.

Dios protege su gloria de los ladrones de la gloria humana al revelar sus propósitos durante varias vidas humanas, más allá del ascenso y la caída de individuos y países.

Confía en la gran imagen

Necesitamos reconocer que Dios a menudo ha usado formas impredecibles para lograr sus propósitos en el mundo. Toma cientos (¡y miles!) De años para lograr cosas. ¿Por qué haría algo diferente en nuestra generación?

Si miramos la ráfaga inmediata de actividad que nos rodea, podemos ponernos ansiosos. Las cosas parecen ir terriblemente mal. Es en estos tiempos que debemos confiar en el carácter de Dios y trabajar por su reino sin vernos a nosotros mismos como indispensables. Esto nos llevará a la oración, viéndonos a nosotros mismos como dependientes de Dios en lugar de depender de nosotros mismos para soluciones rápidas. Debemos ser firmes e inamovibles, no frívolos ni frenéticos, sino gentiles, pacíficos y decididos.

Necesitamos desarrollar ojos que puedan ver la actividad en cámara lenta de Dios, una apreciación de las formas en que él trabaja durante generaciones. Si no lo hacemos, no nos daremos cuenta de su trabajo en nuestras vidas y nos desanimaremos fácilmente. Nos volveremos ingratos.

Es más probable que subestimemos lo que Dios puede hacer en la vida si sobreestimamos lo que hará hoy.

En lugar de perseguir las experiencias inmediatas, rápidas y emocionalmente poderosas, piensa en el Dios que se mueve gloriosamente despacio. Es más probable que subestimemos lo que Dios puede hacer en la vida si sobreestimamos lo que hará hoy. El mundo impaciente piensa que Dios está perdiendo el tiempo, y por eso nuestro tiempo con él se desperdicia. Ellos no pueden estar más equivocados.

Por Matthew Westerholm. Fuente: desiringGod.org. Enlace original en este link.


ULTIMOS
ARTÍCULOS

Iglesia