He Decidido Amarte: una guía para entender el verdadero amor de pareja

Juan Berrios 25 de octubre de 2017 0 Comentarios

¿Te has preguntado alguna vez qué es el amor?¿Es un sentimiento? ¿Es sexo? ¿Es una emoción para románticos y poetas?.

Nos dijeron que NO podíamos controlar nuestro corazón, que el amor es una especie de magia que cuando nos atrapa no nos deja escapar. Y es fácil pensar así si, por ejemplo, confundimos el amar con el deseo, con la culpa, con lo correspondido o no, etc, etc, etc.

Pero las cosas no son así (gracias a Dios). El Amor en su complejo y a la vez simple significado es tal cual nos dice 1 Corintios, sin embargo seguimos (aun Cristianos) confundiendo las cosas y poniendo nuestra vida al revés.

Vamos a poner de cabeza al amor tal como lo conocemos.

Amar Racionalmente 

Un esposo fue a visitar a un sabio consejero y le dijo que ya no quería a su esposa y que pensaba separarse.
El sabio lo escuchó, lo miró a los ojos y solamente le dijo una palabra: Ámala, luego guardó silencio.
-Pero es que ya no siento nada por ella.
-Ámala, repuso el sabio.
Y ante el desconcierto del señor, después de un oportuno silencio, el viejo sabio agregó lo siguiente: Amar es una decisión, no un sentimiento; Amar es dedicación y entrega, amar es un verbo y el fruto de esa acción es el amor.
El Amor es un ejercicio de jardinería: arranque lo que le puede hacer daño a su jardín, prepare el
Terreno, siembre, sea paciente, riegue y cuide. Esté preparado porque habrá plagas, sequías o excesos de lluvias, mas no por eso abandone su jardín.
Ame a su pareja, es decir, acéptela, valórela, respétela, dele afecto y ternura, admítala y compréndala. Eso es todo, Ámela. (El Esposo y el Sabio, Desconocido)

Muchos conocen el “Amen a su prójimo… amen a sus mujeres… amen a sus hijos… amen a sus padres“, y hay algo que tienen en común cada una de estas frases… son todas ordenes de Dios.

Ante estas ordenes, nos queda solamente acatar o no su palabra. Decidir si amar o no.

Una decisión es una elección consciente en un conjunto de alternativas distintas, por ejemplo, escoger lo bueno o lo malo, escoger entre lo frió y lo caliente, entre desatar una ira o refrenarla, dar o no dar, entre blanco, azul y rojo, etc.

Enamoramiento como Amor

El problema de definir al amor como un sentimiento es que, un sentimiento es pasajero. Entonces hoy puedo querer algo que mañana no, hoy puedo sentirme perdidamente enamorado y en pocos días no.

Estoy enamorado” no es lo mismo que decir “amo a alguien“. El enamoramiento es temporal, involucra a una sola persona, el “yo”, es egoísta e idealista, en cambio el amar no habla de ti, habla del otro.

No sé si te haz fijado en los matrimonios o parejas cuando dicen “ya no siento lo mismo que antes” o “ya no te amo como antes“.

No podemos definir al Amor como un sentimiento, porque nuestros sentimientos son fluctuantes

Debemos entender que el amor es más que meros sentimientos y perdura más allá que sensaciones en el estomago, tartamudeos y torpezas por nerviosismo cuando estamos cerca de la persona que nos atrae.

Muchas personas son adictas a estar enamoradas, terminan su relación cuando se aburren de su pareja o empiezan a encontrarle imperfecciones. El verdadero amor no es ciego, convive con los defectos y las cosas molestas, porque es algo natural, no existe la “pareja perfecta”, no existe “el principe azul”, ni morado, ni rosado. A pesar de las cosas que no son tan agradables, las parejas que han tomado una decisión se afianzan cada día más, se conocen cada día más, se quieren y se soportan cada día más.

Para amar no debemos depender de nuestro corazón inestable. Nuestras relaciones perduran y se enriquecen en la felicidad y en la amargura, en lo bonito y lo no tan bonito, cuando detrás hay algo que no es cambiante como nuestro corazón. Y no solo me refiero al amor de pareja. Si así lo fuera, hace tiempo que nuestros padres nos hubiesen botado a la calle la primera vez que nos portamos mal o quizás hubiésemos terminado con nuestra pareja a la primera discusión. ¡Ahí esta! hay algo más que nos detiene al momento de querer abandonar todo.

Sentimientos v/s Decisiones

Los sentimientos siempre trataran de influir en nuestras decisiones, pero las decisiones basadas en los sentimientos son a menudo desastrosas. Hay quien el enojo lo ha transformado en asesino, y quien por desear los placeres ha terminado arruinado. Yo podría querer divorciarme porque “ya no siento nada por ella” y estaría mal. Del mismo modo una joven podría casarse con un gánster adicto a las drogas solo porque siente “mariposas en el estómago” cuando lo ve.

Las decisiones basadas en los sentimientos son a menudo desastrosas

Una decisión, ya sea buena o mala, afectará parte o el resto de mi vida. Constantemente nos creamos a nosotros mismos con nuestras decisiones. “Estudiaré lo que decida estudiar, y conseguiré ser un profesional” solo si decido terminar mi carrera, decidiré “ser una buena o mala persona” y al final aprovecharé o desperdiciaré mi vida, y todo eso son decisiones. Una mala decisión podría destruir nuestro futuro, y hasta nuestra eternidad.

La Biblia es el libro más sabio que existetotalmente sin errores, pues fue creado por un ser superior al hombre y a todo el universo. En la Biblia están escritas las mejores guías para vivir que podemos encontrar en cualquier lado. Mi recomendación para aquellos que quieren tomar decisiones sabias es que antes de tomar una decisión se cercioren de qué es lo que Dios recomienda en Su Palabra y que lo pongan en práctica aun en contra de sus propios sentimientos.

¿Que hacemos con los Sentimientos?

Pero decidir si amar o no, no es tan sencillo. Muchas veces hay heridas o situaciones que nos dificultan tomar decisiones correctas, por eso Dios debe ser quien nos guíe en todo a tomar los caminos correctos. Pero por supuesto nosotros también no debemos engañarnos  y elegir los caminos que nos gusten solo por que así lo queremos. Es en estas situaciones en donde debemos pensar fríamente y dejar nuestro corazón de lado por un momento.

Los sentimientos y emociones son parte de amar, pero no son lo más importante. Debemos amar con todo nuestro corazón pero primero debemos dejar que nuestro corazón sea guiado por Dios, no por nosotros mismos. Si tenemos sentimientos, es para vivirlos de una manera correcta, no para idolatrarlos.


ULTIMOS
ARTÍCULOS

Iglesia