Los hermanos NO son para pelear

Vanessa Neira 20 de octubre de 2014 17 Comentarios

En muchas ocasiones he escuchado en mi iglesia sermones respecto a lo importante que es aprender a amar a nuestros hermanos en Cristo, a ayudarnos y saber tolerar nuestras diferencias. Si bien estoy completamente de acuerdo con esto, ¿cómo aprender a amar, como a un “hermano”, a una persona que asiste conmigo a la iglesia, si primero no sé como amar a mis hermanos de sangre?

Tengo 6 hermanos (4 hermanas y 2 hermanos), así que sé, por mi propia experiencia personal, cuan desesperantes e irritantes pueden llegar a ser, y cuán difícil puede resultar convivir con ellos.

Recuerdo un domingo en que regresábamos de la iglesia con dos de mis hermanas, y nos pusimos a discutir en el camino, hasta que una ellas terminó llorando. En aquella época solíamos pelear mucho, pero cuando regresamos a casa mi padre nos dijo lo siguiente: “¿qué ejemplo son como cristianas, si en cuanto salen de la iglesia discuten, se ofenden y pelean?”. Esto verdaderamente me hiso reflexionar, pues como cristianos debemos honrar a Dios en todos los aspectos de nuestra vida y dar testimonio del amor que Él ha puesto en nuestros corazones en todo momento, y que mejor que comenzar a hacerlo primeramente en el núcleo de nuestra familia.

Primero, comencemos por derribar un mito: “Los hermanos son para pelear”. Esta es una frase que escuchado muchas veces, con distintas variaciones, que de cierta forma busca justificar nuestra mala relación con nuestros hermanos.

Siendo sincera, debo confesar que yo misma la repetí en ciertas ocasiones, sin embargo leyendo la Biblia podemos observar que se encuentra claramente en contradicción con lo que Dios quiere para nuestras vidas.

“¡Mirad cuán bueno y cuán delicioso es habitar los hermanos juntos en armonía!” Y termina diciendo en su tercer versículo: “…Porque allí envía Jehová bendición y vida eterna.” (Salmo 133:1)

Este pasaje debería bastar para zanjar cualquier discusión respecto al tema, pues lo que enseña es obvio, habitar en armonía con nuestros hermanos es bueno y delicioso, y Dios bendice este comportamiento.

Aún así analicemos también lo que menciona Proverbios

“En todo tiempo ama al amigo, y es como un hermano en tiempo de angustia.” (Proverbios 17:17)

Es decir, aquel amigo que te ama, es “como un hermano” cuando te encuentras en dificultades. Ciertamente, de esto podemos inferir que quien primero debería encontrarse al lado de una persona que está en “tiempo de angustia”, es su hermano, pues él es el ejemplo o modelo con que se compara en este versículo a un amigo que te ama sinceramente.

En conclusión, la enseñanza bíblica respecto a los hermanos es la armonía, el amor y la ayuda recíproca, y no las peleas, conflictos y discusiones. Cuando pude comprender esto, me pregunte a mí misma “¿y cómo llevarlo a la práctica?”.

Precisamente, es está la parte más difícil, pues como dice el refrán “del dicho al hecho hay mucho trecho”.

Afortunadamente, Dios nos entrega la respuesta en su palabra:

“Yo pues, preso en el Señor, os ruego que andéis como es digno de la vocación con que fuisteis llamados, con toda humildad y mansedumbre, soportándonos con paciencia los unos a los otros en amor, solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz”. (Efesios 4: 1-3)

En este pasaje, el apóstol Pablo nos entrega 4 elementos esenciales en la relación con nuestros hermanos: Humildad, mansedumbre, paciencia y amor.

Aunque cada uno de ellos son fundamentales para lograr superar las discusiones con nuestros hermanos, suelen ser lo primero que olvidamos al enfrentar un conflicto, por lo que pequeñas diferencias pueden llegar a convertirse en peleas insuperables, afectando generalmente a todas las demás personas que forman parte de nuestra familia. Sin embargo, lo que Dios nos exige es muy diferente:

“Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia. Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo.” (Efesios 4: 31-32)

En resumen, la clave para mejorar la relación con nuestros hermanos es el amor, reconocer que todos nos podemos equivocar, que no siempre tendremos la razón, que las diferencias nos puede complementar y ayudarnos a crecer, y que tal como se menciona en Santiago 4, en sus versículos 11 y 12, no somos quienes para juzgar a nuestros hermanos. Al fin y al cabo, son ellos quienes nos han acompañado toda la vida, son nuestros cómplices, existen experiencias y recuerdos que compartimos solo con ellos, y que pase lo que pase, siempre serán nuestros hermanos.

Todo esto no es fácil, requiere esfuerzo y perseverancia, pero Dios nos exige ser más que oidores de su palabra, también debemos ser hacedores de ella. Dios no puso a tu hermano a tu lado para pelear, sino para amarlo y ser el primero en acompañarlo en tiempo de angustia.

Y tú, ¿ya experimentas la gran bendición de habitar en armonía con tus hermanos?


ULTIMOS
ARTÍCULOS

Iglesia

Comentarios

Todas las opiniones son válidas. Escribe con amabilidad

  1. Buenas tardes,mi esposo y mi cuñada no se hablan desde hace 8 años,sólo Dios y ellos saben por que hubo ese distanciamiento entre ambos pero mi suegra quiere obligar a mi esposo le guste o no hablarle a su hermana,yo le dije que ellos dos deberían arreglar sus diferencias pero ella dice que no,que ella también va estar con ella para arreglar el asunto pero yo opino que nadie,¿estoy bien o estoy mal como pienso?
    Quisiera que me dijeran cuál es lo correcto basándose en la palabra de Dios.

    1. Es triste que no se hablen pero como dice sólo Dios y ellos saben la causa , y a pesar de ese distanciamiento aún ay esperanza,si están dispuestos a perdonar la ofensas o el daño que se allan acusado el uno a él otro dice : La palabra de Dios en 1 Juan 1:9 Si confesamos nuestros pecados, él es él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad. Solos no podemos pero Dios no se enseña, y nos ayuda si nosotros estamos dispuestos a perdonar. Porque si no perdonamos a los hombres sus ofensas tampoco nos perdonará a nosotros eso dice la palabra de Dios Mateo 6:14 Si ambas partes están dispuestas se puede.

  2. Buenas tardes,mi esposo y mi cuñada no se hablan desde hace 8 años,sólo Dios y ellos saben por que hubo ese distanciamiento entre ambos pero mi suegra quiere obligar a mi esposo le guste o no hablarle a su hermana,yo le dije que ellos dos deberían arreglar sus diferencias pero ella dice que no,que ella también va estar con ella para arreglar el asunto pero yo opino que nadie,¿estoy bien o estoy mal como pienso?
    Quisiera que me dijeran cuál es lo correcto basándose en la palabra de Dios.

  3. Este estudio ha sido de bendición tengo dos hijos que hasta ahora se la pasaban peleando pero le he leído este estudio y su actitud a cambiado muchas gracias por compartir

  4. Pues todo es verdad, es cierto, pero cada uno debe partir de un punto diferente… entre yo y mi hermano hoy no hay comunicación en absoluto, no se cual es el primer paso… no sería capaz de ir a preguntarle cómo le va por que no me contestaría.
    ¿Qué haces si te trata mal por que es pesado con todos?.. él desertó de la iglesia

    1. Me parece que la cuestion es acercarse a lo mejor esta necesitando que alguien le ayude y este dispuesto a soportar sus enojos y escuchar una descarga. Deberias prepararte mucho con ayuno y oración a mi mujer le pasó su hermano se alejó se enojó con todo el mundo pero mi mujer deposito su confianza en nuestro señor y estubo dispuesta a humillarse callarse poner la otra mejilla. Y ahora su relacion se compuso hay muchas perso as de doble ánimo que son dificiles de tratar pero si se acercan a Dios y seguimos las enseñanzas que Jesus nos dejó todo se hace mas llevadero.

  5. Bendiciones hermano.
    Siempre pasa con mi hermana..
    No entiende cuando le hablas o lo aconsejas
    Siempre comete errores.
    Quisiera entender eso.
    Aveces me dan ganas de cachetear

    1. Hola Minaya, primero debes saber que tu deber es (con amor) aconsejar a tu hermana y decirle las cosas que no está haciendo bien, pero no depende de ti que cambie. Por ejemplo cuando las personas son enfrentadas a la palabra de Dios hay solo dos caminos: el cambio o el rechazo, si ante un buen consejo la persona no hace caso, no hay nada más que hacer, no puedes obligar a alguien a actuar mejor.

  6. 《Bendiciones querida hermana Dios sea guiandola en todo momento y de gran manera se manifieste en su diario vivir ya que el es la verdadera ayuda en todo momento , es de bendición y que sea Dios utilizando su vida ,llevándola de sabiduría y renovandola.》*

  7. Me encanto!!! Actualmente mi relación no es buena con mis hermanos pero pondré en practica estas palabras y espero Dios me de sabiduría.
    Gracias por compartirlo 🙂