Los sueños y Nuestra parte

Juan Berrios 10 de agosto de 2013 0 Comentarios

A llegado a mi la respuesta a mis oraciones y quiero compartirla contigo. Durante muchos días Dios me ha estado hablando a través de las cosas, de la gente y llegó un momento en que no podía ser más claro.

Todos tenemos sueños que anhelamos que se cumplan, metas que nos proponemos con el tiempo, pero con el pasar de los años vemos que muchas veces eso que nos propusimos simplemente no se dio o no lo cumplimos. Nos quedamos sentados esperando que las cosas pasen porque pensamos que Dios nos las dará de una forma sobrenatural y que poco menos que bajaran ángeles del cielo con lo que queremos.

No le hemos tomado el sentido completo a la frase “HACER NUESTRA PARTE”. Pensamos que depende de Dios mover todas la piezas del rompecabezas para armarlo. ¿Qué quiero decir con esto?, que si esperamos toda nuestra vida sin hacer nada para que se cumplan nuestros sueños, simplemente no va a pasar nada. Puede que seas muy espiritual y que ores más que nadie, leas la biblia, vayas a la iglesia y creas con todas tus fuerzas que Dios logrará algo maravilloso en ti (lo que por supuesto no está mal), pero aún así tus sueños seguirán como tinta de lápiz sin ocupar.

Dios quiere que seamos protagonista de nuestros propios sueños. Aunque sabemos que solo tendremos lo que esté en la voluntad de Dios, esto no quiere decir que tenemos que quedarnos quietos esperando a que Dios nos mueva como títeres, pues somos sus instrumentos de amor, y debemos movernos para ser el canal que lleve las bendiciones y también haga realidad los sueños que el puso en nuestro corazón.

Por ejemplo si tu sueño es ser profesional y terminar una carrera en algún instituto o universidad pero no haces nada por estudiar o preocuparte por tus estudios, entonces, ¿Cómo Dios te va ayudar? Dios no puede doblarte el brazo y hacer que estudies y te preocupes a la fuerza. Si tú eres un chico soltero o una chica soltera que sueñas con algún día encontrar a alguien que te ame y a quien amar, pero no haces nada por congregarte y hacer amistades o conocer gente, entonces, ¿Cómo encontraras a esa persona soñada?, No esperes que Dios un día toque a tu puerta y te diga: “AQUÍ TE LO MANDO”, ¡No!, ¡Eso no ocurrirá!.

Hoy en día hay tanta gente que se queja de que Dios no le contesta sus oraciones o que está cansada de esperar, bueno, lo más probable es que ¡ellos entendieron mal!. El esperar en Dios significa “Dejar en sus manos nuestras decisiones y no precipitarnos”no significa que Dios hará el trabajo que tú tienes que hacer. Lo mismo sucede en tu iglesia, en tu familia, en tu trabajo, en tus estudios. ¡DIOS QUIERE QUE HAGAS TU PARTE!.

Ya verás como las cosas comenzaran a pasar, cuando vayas y luches por tus sueños, esos sueños que Dios puso en ti para seas y hagas a otros feliz.

Mi mandato es: “¡Sé fuerte y valiente! No tengas miedo ni te desanimes, porque el Señor tu Dios está contigo dondequiera que vayas”». (Josué 1:9, NTV)


ULTIMOS
ARTÍCULOS

Iglesia