¿Muy ocupado para Dios?

Juan Berrios 27 de junio de 2014 0 Comentarios

Hola! Estoy enfermo, llevo unos dos días con un resfrió muy molesto y para peor ¡Con muchas cosas que hacer!, pero esto no me ha desanimado en absoluto, sino que solo me ha incomodado lo suficiente como para mantener el papel higiénico a mi lado las 24 horas del día.

Así que he montado una especie de oficina improvisada de pastillas y papeles sobre mi cama para escribir. Aunque no me puedo quejar, en mi pieza tengo una estufa, buenas frazadas para abrigarme, mi notebook que me ayuda a escribir desde mi cama y un velador a mi alcance para dejar las cosas que utilizaré ¡tengo todo lo que necesito para escribir un nuevo tema tranquilamente!

Digo todo esto no con intención de echarte en cara algo sino que para mostrarte que (así como lo he hecho veces anteriores) pude haber puesto alguna excusa para no escribir, pero algo hizo darme cuenta antes de que no tenía excusas, puedo hacerlo porque no hay nada que me lo impida. Y si piensas un poquito más allá te darás cuenta a donde voy con toda esta aburrida historia :3

Solemos poner trabas a la hora de hacer cosas para el Señor, que la iglesia es muy fría, que está lloviendo, que estoy muy enfermo, etc, etc (sobre todo los etcéteras… son demasiados). Y fíjense que no estoy convaleciente pero fácilmente puedo buscar una escusa barata para evitar hacer lo que tengo que hacer. Todo esto me hace pensar que Dios nos llama a cada instante a trabajar por su obra, ya sea la circunstancia que sea, Dios nos ha dado todas las herramientas e incluso comodidades para que lo hagamos de mejor manera.

Fábrica de Profesionales

No es que esté en contra de las universidades ni nada de eso, pero existe un grave problema que está afectando al mundo Cristiano, y estamos actuando igual que cualquier mortal ocupando nuestra juventud para tener un título. Junto con darle el gusto al sistema capitalista que reina hoy en día en la sociedad, estamos enfocando nuestras fuerzas y tiempos en “ser alguien“. Cuando a la verdad Dios ya nos dio una identidad “Hijos de Dios” y “llamados para Servile“. El problema está en que muchos de quienes estudiamos solemos entrar a estas fábricas de profesionales llamadas universidades para invertir nuestro tiempo y fuerzas en la estabilidad y futuro que estas nos darán abandonando la obra del Señor. Nos esforzamos por agradar al status social de la competencia profesional de hoy en día.

¿Para que? no, definitivamente esa no es la pregunta, ¿Por qué? ¿Por qué argumentar con “nuestro futuro profesional” la respuesta a la falta de tiempo y dedicación en el evangelio?, mas simple, ¿Por qué poner nuestro futuro profesional por sobre el Dios de nuestro futuro profesional?.

Celoso

… Yo, el Señor tu Dios, soy un Dios celoso…. (Exodo 20:5, NVI)

Has escuchado de un Dios celoso. Bueno, nuestro Dios es celoso y esto significa que demanda nuestro tiempo, nuestras fuerzas, nuestras intenciones y bueno, en resumen, nuestra vida entera.

¿Por qué estamos muy ocupados para Dios? Tenemos 24 horas para distribuir de mil formas de maneras nuestras actividades de modo que dejemos a Dios la parte fundamental de ellas, pero estamos tan inseguros de lo que vendrá, tan débiles en la fe y tan afanados con nuestros sueños que acabamos por entregar nuestro todo a eso que nos “asegura un mejor futuro” (muy entre comillas).

Nuestro Futuro

La pregunta que me hago y que ojala que puedas llegar a hacerte pronto es ¿Por qué seguimos poniendo excusas a Dios?. Si Dios es de donde todo lo bueno viene y de donde pertenecemos y si el arma nuestro futuro ¿No deberíamos dedicarle más tiempo? ¿No deberíamos tener nuestro enfoque en Él?. A mi me cuesta y sé que a ti también, pero esto tampoco es escusa, simplemente porque para Dios no hay excusas.


ULTIMOS
ARTÍCULOS

Iglesia