Perdonar es verdaderamente Amar

Juan Berrios 2 de noviembre de 2013 0 Comentarios

Me llama la atención de manera especial esta semana algo interesante que nos sucede con el perdón. Cada día nos alegramos y vivimos confiados en que DIOS NOS PERDONÓy bueno, eso es absolutamente verdad para sus hijos. Vivimos felices y gozosos de experimentar ese perdón cada día A PESAR DE NOSOTROS (de nuestra imperfección y tendencia a pecar). Pero ¿estamos viviendo este perdón de la manera que Dios nos enseña?.

Generalmente vivimos en este estado de ver a todos los demás por sobre nosotros. Una mirada altiva (sigilosa) dentro de nosotros se hace presente en muchas circunstancias de nuestra vida. Jesús, cuando enseñó sobre el perdón, nunca dejo de lado algo más grande que eso, el AMOR.

Pregúntate esto ¿Puedo perdonar a alguien si de verdad no lo amo?, por supuesto que no, sería un perdón falso. El ejemplo máximo de perdón lo encontramos en el sacrificio de Jesús, su amor excedió todos los límites que podríamos concebir y decidió borrar todo el castigo sobre nosotros tomándolo Él, sobre la cruz. O sea, cada pecado, cada imperfección y todo lo malo que hacemos, haremos y que hicimos, lo sufrió de una vez en una cruz, muriendo por nosotros, y resucitando para reconciliarnos con Dios padre.

Tendiendo entonces este ejemplo, como no vamos a ser capaces de perdonar a otros, si el perdón en su máxima expresión lo experimentamos cada día INMERECIDAMENTE en nuestras vidas.

El perdonar va más allá de hacerlo porque hubo un cambio en quien hizo algo en contra de ti. Muchos piensan que uno debe perdonar cuando la otra persona cambie de actitud, revierta lo que hizo mal, o haga “algo al respecto”, y déjame decirte que eso tampoco es bíblico, nada de eso. Dios nos enseña que a pesar de nuestra condición, Él es capaz de perdonarnosEl verdadero perdón ocurre desde nosotros y no debe influir en él nada más que “La misericordia de Dios” que obra a través de nuestra vida. Entonces, nosotros perdonamos a otros, sabiendo que ellos aun lo están haciendo mal, pero que han recocido su error y quieren cambiar.

El Amor que Dios mostró fue más grande que todo nuestro pecado, por eso CUBRE TODO PECADO, por eso alcanza para todos los que se arrepienten, no importa cuan grande sea su pecado. Nuestro perdón hacia los demás debe ser tan real, que vea con compasión a quienes nos hacen mal y los perdone a pesar de lo que hayan hecho.

¿Es posible experimentar el perdón verdadero hacia otros entonces? Si, aun a pesar de que nos cueste, el amor de nuestro Dios es tan grande que alcanza a hacerse visible en nuestra vida, de forma que nos hace capaces de perdonar hasta el más malo que se cruce en nuestra vida.

ESTE ES EL MENSAJE QUE DIOS QUIERE QUE ENTIENDAS… QUE AMES!, QUE AMES DE VERDAD!.

Pero yo digo: ¡ama a tus enemigos! ¡Ora por los que te persiguen! De esa manera, estarás actuando como verdadero hijo de tu Padre que está en el cielo. Pues él da la luz de su sol tanto a los malos como a los buenos y envía la lluvia sobre los justos y los injustos por igual. Si solo amas a quienes te aman, ¿qué recompensa hay por eso? Hasta los corruptos cobradores de impuestos hacen lo mismo. Si eres amable solo con tus amigos, ¿en qué te diferencias de cualquier otro? Hasta los paganos hacen lo mismo. Pero tú debes ser perfecto, así como tu Padre en el cielo es perfecto. (Mateo 5:44-46, NTV)


ULTIMOS
ARTÍCULOS

Iglesia