¿Por Qué Dios lo permite?

Juan Berrios 5 de septiembre de 2014 0 Comentarios

Dice el necio en su corazón: “No hay Dios” (Salmo 18:25)

Muchas veces la justificación de todo ateo argumentar que Dios no existe es la siguiente: “Si Dios es poderoso y si Dios es bueno… ¿Por qué suceden tantas injusticias?” Y si quieren extendemos la pregunta ¿Por que Dios permite que suframos, que hayan guerras, que niños mueran, y tantas otras cosas feas?

Pero decimos que “Dios es justo” y que “Dios es bueno” entre otras afirmaciones. ¿Cómo respondemos a esta pregunta entonces?

A pesar de que esta es la pregunta que menos es contestada por Cristianos en el mundo, tiene muchas formas de responder.

Nadie es Bueno

El Señor mira desde los cielos a toda la raza humana;
observa para ver si hay alguien realmente sabio,si alguien busca a Dios.
Pero no, todos se desviaron; todos se corrompieron.
No hay ni uno que haga lo bueno, ¡ni uno solo! (Salmos 14:2-3, NTV)

Generalmente la gente piensa que es buena, mientras no mate, no robe ni haga ninguna atrocidad penada por la ley. Pero la mentira (por ejemplo) no es penada por la ley y mentimos muchas veces al día. Entonces ¿eres bueno?.

Pues todos hemos pecado; nadie puede alcanzar la meta gloriosa establecida por Dios. Sin embargo, con una bondad que no merecemos, Dios nos declara justos por medio de Cristo Jesús, quien nos liberó del castigo de nuestros pecados. (Romanos 3:23-24, NTV)

Dios es Santo y por lo tanto no podríamos compararnos a Él en nada, es por eso que Jesús es la respuesta a nuestras fallas y errores. Cuando Dios mira a quienes creen en Él, no mira sus pecados (no mira la maldad de sus corazones, mira a Jesús). Podríamos decir entonces que Jesús es nuestro defensor (1 Juan  cap.2)

Como vimos, si nadie es bueno ¿merecemos algo a cambio?.

¿Merecemos una linda casa en un barrio tranquilo y una vida exitosa llena de riquezas?. La respuesta claramente es no.

Viéndolo desde este punto de vista ¿Quiénes somos para cuestionar lo que “el único bueno hace” si formamos parte de “los que hacen el mal“? Entonces podemos entender que si Dios nos bendice y si por Dios somos salvos es por causa de Jesús (quién nos perdona a través de su muerte) no por nosotros.

Nadie Busca a Dios

El Señor mira desde los cielos a toda la raza humana;
observa para ver si hay alguien realmente sabio,si alguien busca a Dios.
Pero no, todos se desviaron; todos se corrompieron.
No hay ni uno que haga lo bueno, ¡ni uno solo! (Salmos 14:2-3, NTV)

Como el texto lo dice “nadie lo busca“. Esta es la razón por la que el mundo va a su destrucción y por el que cada persona que no esta dispuesta a seguir a Jesús sigue a este mundo y por lo tanto también va a su destrucción.

Sin embargo todo lo que “los hijos de Dios” sufren en este mundo “les ayuda para bien“.

Y sabemos que Dios hace que todas las cosas cooperen para el bien de quienes lo aman y son llamados según el propósito que él tiene para ellos. (Romanos 8:28, NTV)

Asó como dice el versículo: “Dios tiene un propósito para ellos“. Nuestra mente no puede entender en el momento en que las desgracias o el sufrimiento ocurre, sin embargo es promesa de Dios que todo lo que nos pase “va a ser porque nos ayudará a estar mejor“.

Si Dios es amor…

Si Dios es amor… ¿Por qué hay infierno y condenación?.

Esta misma respuesta puede servir para ¿Por qué quienes no siguen a Dios no pueden ser felices totalmente?. Simplemente como hay pecado y hay condenación por este pecado, también hay salvación.

Vino a los de su propio pueblo, y hasta ellos lo rechazaron; pero a todos los que creyeron en él y lo recibieron, les dio el derecho de llegar a ser hijos de Dios. (Juan 1:11-12, NTV)

Quienes se revelan contra Dios y no aceptan seguirlo están destinados a la condenación eterna (aunque suene como un cuento de terror, que los medios se han encargado de hacer parecer), pero quienes lo aceptan reciben la vida eterna y con esto comienzan a vivir en vida una eternidad con Jesús.

El tema es que … creerlo o no… depende de si tienes o no tienes fe. Ahora, quien no tiene la suficiente puede pedirla gratis… cerrando los ojos y conversando con Dios. Él está atento a quienes lo llaman, porque si lo llamas es porque “Él te llamó primero” (¿recuerdas? “nadie busca a Dios”, es Él quien un día nos pone enfrente algo como lo que lees hoy y te invita a seguirle).

¡Sean Bendición!


ULTIMOS
ARTÍCULOS

Iglesia