¿Por qué no me siento Cristiano?

Juan Berrios 2 de mayo de 2014 0 Comentarios

Pero a todos los que creyeron en él y lo recibieron, les dio el derecho de llegar a ser hijos de Dios. Ellos nacen de nuevo, no mediante un nacimiento físico como resultado de la pasión o de la iniciativa humana, sino por medio de un nacimiento que proviene de Dios. ( Juan 1:12-13)

Entendemos que cuando somos “convertidos” al evangelio o en otras palabras cuando nos “volvemos” Cristianos, es por el hecho de que entendimos nuestra “condición de Pecadores” y de que necesitamos a Dios en nuestras vidas. Entonces aceptamos a Jesús como nuestro salvador, que murió en una cruz (en lugar de nosotros) pero sin haber pecado (como nosotros) acercándonos por medio de Él a Dios Padre.

Todo eso de allá arriba es un resumen de lo que todo Cristiano debería entender sobre su salvación (básicamente), pero luego de eso, luego de ese momento en que recibimos a Dios en nuestras vidas y comenzamos este camino nos empezamos a sentir solos. A muchos les pasa y no creo que haya alguien a quien no le haya dejado indiferente la sensación de inseguridad sobre “vivir esta nueva vida“.

He escuchado a muchos decir: “antes no sentía a Dios” o “Quiero sentir a Dios en mi vida”. Y no quiero juzgar nada de lo que hayas experimentado en tu encuentro con Dios o lo que creas que sientes en este momento pero que entendamos algo muy importante y que ha hecho que muchos sientan inseguridad por su salvación: No se trata de acciones humanas o Sentimientos.

Iniciativa

Si esto no te convence podemos ir a la biblia y consultarlo. Al comienzo del artículo puse dos versículos de Juan, vamos a desglosarlos:

  • Pero a todos los que creyeron en él y lo recibieron“. Obviamente que Juan aquí está hablando sobre quienes somos Cristianos. Aquellos que aceptamos a Dios porque creímos en Él primeramente y luego lo recibimos (hicimos nuestra esta creencia y lo invitamos a habitar en nosotros)
  • les dio el derecho de llegar a ser hijos de Dios“. Entonces creímos, lo recibimos y luego pasamos a ser parte de su familia.
  • “Ellos nacen de nuevo”. Sigue hablando de nosotros. Nacer de nuevo se refiere a que dejamos a “el hombre pecador” que fuimos atrás para ser renovados a voluntad de Dios (que se encuentra en la Biblia).
  • “no mediante …”. Y aquí está lo importante. Juan deja bien claro que no se trata de lo que nosotros hayamos hecho pero más importante “no mediante a un nacimiento físico”. O sea, es una iniciativa de Dios.

No se trata de Nosotros

Vivimos en una sociedad orientada a las emociones, y lamentablemente, eso se ha extendido a la iglesia. Pero los sentimientos no son confiables y las emociones tampoco. Éstas fluyen hacia arriba y hacia abajo, como las mareas en el mar, que arrastran todo tipo de algas marinas y escombros que son depositados en la orilla, para luego volver a salir, erosionando el terreno donde nos encontramos y arrastrándolo nuevamente mar adentro.

Las circunstancias más simples; una jaqueca, un día nublado, una palabra equivocada dicha por un amigo, pueden erosionar nuestra confianza y llevarnos “mar adentro” en un arrebato de desesperación. La duda y el desánimo, particularmente acerca de la vida cristiana, son el inevitable resultado al tratar de interpretar nuestros sentimientos, como si éstos fueran confiables. No lo son.

Ser Cristiano no se trata de nosotros, es por eso que ser tan introspectivos y creer que sino siento nada especial Dios no ha empezado a habitar en mi vida es totalmente falso. Pensar así es cuestionar lo que Dios ya hizo por nosotros en la cruz, es apocar el sacrificio suficiente de Jesús y el poder que tuvo y que tiene para resucitar de los muertos y hacer nuestra vida de nuevo.

Cuando somos controlados por sentimientos subjetivos centrados en nosotros mismos, en vez de por una verdad objetiva centrada en Dios, vivimos en un constante estado de derrota. Vivir esta nueva vida se trata de mirar a Dios y vivir por Él y para El.

Si hemos creído y entregado nuestras vidas no existe nada que nos pueda separar de su lado. Todo lo demás está demás.

 


ULTIMOS
ARTÍCULOS

Iglesia