¿Porqué seguimos fallándole una y otra vez…?

Juan Berrios 16 de agosto de 2013 2 Comentarios

Otra semana más y puedo decir que todo me lleva a este mensaje, ¿Por qué seguimos cayendo y fallándole a Dios? 

Si desde hace poco te has acercado a la Biblia o quizás algún amigo te está hablando de Jesús, quizás este no sea un problema muy preocupante para ti, pero que pasa cuando se trata de alguien que ya ha experimentado y entregado su vida a Dios mucho más. ¿Por qué una y otra vez seguimos cayendo?

Bien, supongamos entonces que has aceptado a Cristo en tu corazón y te has propuesto hacer una vida entregada a Él, quizás hace mucho tiempo, quizás hace poco, no importa, ya diste el primer paso y déjame decirte que ¡Dios quiere hacer grandes cosas contigo!. Aún así déjame decirte que hay algo más, pues ser un hijo de Dios no es tan simple como hacer una oración y listo, ni tampoco leer la biblia o asistir a la iglesia, aunque por supuesto todo eso ya es tu segundo paso y vas muy muy bien. La pregunta es ¿Quieres mantenerte firme en Dios? ¿Quieres dejar de caer en las mismas cosas que a Dios no le agradan?.

Nuestras formas de ver y pensar las cosas a veces nos juegan en contra, es por eso que debes aceptar (aunque cueste) ¿Cuáles son las cosas que nos gustan hacer y que a Dios no le agradan? ¿Qué actitudes no le agradan a Dios? ¿Qué formas de pensar no le agradan a Dios? Nos decimos cristianos, pues ¡Actuemos como tales!.

Entonces cuando ya hemos llegado a la piedrita que nos molesta en el zapato, es decir identificamos esas cosas que a Dios no le agradan, podemos seguir.

Al identificar cuáles son las cosas que a Dios no le agradan en nosotros, podemos trabajar en corregirlas. Para eso deja atrás todo lo que te impedirá disfrutar de una relación maravillosa con Jesús: Dudas, miedo, rencor, orgullo, pasado, y por sobre todo el pecado.

Por supuesto que no podemos lograr nada, y te lo digo enserio ¡Absolutamente Nada! Sin oración. Es por eso que generalmente no nos resultan las cosas (y no me refiero a que resulten como nosotros queríamos), pues la falta de oración nos deja expuestos a hacer las cosas a nuestro modo, además de no dar al espíritu santo la disposición de cambiar nuestra vida.

Bueno como no quiero que tu cabeza explote por tanta indicación, quiero dejarte una mini-guía (solo de ejemplo) para que vayas tomando ritmo en esto.

La Idea no es que se te transforme todo en costumbre, ni tampoco imponer una forma de relación personal con Dios todo lo contrario, que hagas tiempo en tu vida (tiempo importante) para que el Espíritu Santo transforme de a poco tu vida.

Consejos (Como empezar):

  •  Comienza con una oración simple, no con palabras rebuscadas, expláyate con tus palabras, pidiéndole a Dios que a través de su espíritu Santo cambie tu vida. Entrégale tu vida. ¡Atrévete a vivir una vida victoriosa!
  •  Busca devocionales en la web de temas Cristianos que te interesen y que tengan referencias bíblicas
  •  Ora, y sigue orando durante el día (en los momentos que puedas, por supuesto). Apenas recuerdes la palabra… Agradécele a Dios hasta por lo más mínimo y tonto que parezca, en oraciones cortas.
  •  Si tienes el agrado de conocer a alguien con quien hablarle de Dios, hazlo, te hará muy bien y reafirmará tu Fe.
  • Cambia tus actitudes en todas las pequeñas cosas de tu vida diaria, comparando siempre como lo hacías antes y como lo haces ahora. (Actitudes con las demás personas, Vocabulario, Forma de pensar, etc)
  • Y por último, cuando quieras compartir con gente que también vive para Cristo, busca una iglesia local a donde asistir.

Y bueno, creo que es todo para comenzar, así que adelante! Toma la iniciativa, pues Dios quiere que des ese primer paso hacia una vida mejor.

Sean todos muy bendecidos.

Sonríe y Recuerda que Dios quiere lo mejor para ti.


ULTIMOS
ARTÍCULOS

Iglesia